ESPECIAL
Según se acercaba el final, la selección gala intentaba arañar cada segundo que podía con interrupciones del juego

PORTUGAL.- Un gol de N’Golo Kanté mandó este sábado a Francia a la fase final de la Liga de Naciones y tumbó a la vigente campeona del torneo, una Portugal liderada por Cristiano Ronaldo y João Félix que no consiguió imponerse al dominio galo.

El medio centro del Chelsea marcó el único gol del encuentro al inicio de la segunda parte y certificó la clasificación de los franceses a falta de una jornada para cerrar la fase de grupos.

El partido prometía emoción: la campeona del mundo y la campeona de Europa se enfrentaban en el Estadio da Luz de Lisboa, en una cita en la que un triunfo significaba automáticamente el pase a la ‘final four’ del torneo.

Los locales salieron con Cristiano Ronaldo, João Félix y Bernardo Silva, un amenazante ataque que no dio sus frutos ante la Francia de Didier Deschamps, que alineó a Griezmann junto a Conan y Martial.

La selección francesa, que se había quedado sin Mbappé por problemas físicos, dominó más en la primera parte y protagonizó las ocasiones de más peligro, ante una Portugal que no terminaba de encontrar su juego pese a los fogonazos de Cristiano Ronaldo, que mostró mucho hambre de gol.

Tras un primer tiempo aguerrido, Francia fue la que encontró premio. En el minuto 53, una combinación de Rabiot y Griezmann acabó con un despeje de Rui Patrício que cayó sobre Kanté, que empujó el balón dentro de la portería local.

Portugal, ya con Diogo Jota y Trincão sobre el césped, siguió buscando el gol.

Lloris salvó a Francia al sacar un fuerte chut colocado de Moutinho tras una jugada de Cristiano, y después fue el turno de Kimpembe de evitar el gol luso al quitarle al delantero del Juventus un balón que estaba a punto de rematar de cabeza.

Según se acercaba el final, la selección gala intentaba arañar cada segundo que podía con interrupciones del juego y evitar el juego de Portugal, que pese a sus intentos de presionar no conseguía sacar frutos.

Al final, ni los intentos de Cristiano -que está a ocho tantos de igualar el récord de goles del iraní Alí Daei- consiguieron cambiar el marcador.