Foto: Especial
En su obra destaca el lenguaje directo y una dura visión de la sociedad nipona

Antes de de que Japón perdiera la Segunda Guerra Mundial el estatus de su emperador como una figura divina era indiscutible; los japoneses eran capaces de dar su vida por él al grado de cometer suicidio para lograr la derrota del enemigo, lo que ocasionó la creación de los bombarderos kamikazes y suicidios masivos en respuesta.

Pero, este fanatismo fue abordado por la Directiva Shinto, en la que los Aliados obligaron al gobierno japonés a separar la Iglesia del Estado y con ello la visión del máximo líder nipón como “Dios Viviente” cayó.

Este es el Japón en el que el escritor ganador del Nobel, Kenzaburō Ōe, nació y creció. Su literatura, influenciada por las obras de franceses y norteamericanos como Mark Twain, se suma a su creencia de la democracia por sobre otro sistema político y, de hecho, se negó a recibir del Emperador la Orden de la Cultura, una de sus más altas condecoraciones en el área.

Sus obras, desde el ámbito de la ficción y utilizando metáforas y otras figuras retóricas, siempre han estado desarrolladas alrededor de la crítica hacia las inequidades y contradicciones de la sociedad japonesa y es considerado como un “enfant terrible” de la literatura de la nación nipona.

Es activista contra la utilización y desarrollo de armas nucleares.

En 1994 recibió el Premio Nobel de Literatura por "la fuerza poética con que ha creado un mundo imaginario, donde la vida y el mito se condensan en una imagen estremecedora de la situación del hombre en el mundo contemporáneo”, según el jurado.

Autor de “Seventeen”, “A Personal Matter” y “The Changeling”, entre otros traducidos al inglés. Su obra y su relación con México serán explorados en la conferencia “Kenzaburō Ōe y México” a cargo de Yoshizumi Higuchi el 12 de mayo a las 16:00 horas en la Sala Manuel Acuña.

Sobre Kenzaburō Ōe

>> Desciende de una estirpe de terratenientes de herencia samurái cuyos miembros apenas habían salido de su aldea.

>> Se licenció en literatura francesa con una tesina sobre el imaginario en la obra de ficción de Sartre, decidiendo entonces que se dedicaría exclusivamente a la literatura.

>> Siendo todavía estudiante había publicado su primera obra, ‘Un Extraño Trabajo’ y, poco después, ‘El Orgullo de la Muerte’, en las se ya se aprecian los elementos que definirán toda su narrativa y una profunda influencia de la literatura occidental.

>> Se ha definido como un escritor que adoptó el carácter de Sancho Panza para escribir y cambiar su manera de ver el mundo, gracias a la influencia de los personajes de ‘Don Quijote’.