Foto: Tomada de Internet
La decisión del alto tribunal, que podría impactar de forma importante en las cuentas de las entidades, provoca fuertes pérdidas en la banca española a media sesión

La banca española sufre fuertes pérdidas en bolsa después de que el Tribunal Supremo haya decidido que es la entidad y no el cliente el que debe abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en la firma de una hipoteca, corrigiendo así su doctrina anterior.

La decisión del alto tribunal, que podría impactar de forma importante en las cuentas de las entidades, provoca fuertes pérdidas en la banca española a media sesión.

Unicaja es el valor más penalizado de todo el mercado con un desplome del 7,52 %, hasta 1,23 euros por título, mientras que el Banco Sabadell se deja el 6,62 %.

Bankia también retrocede el 6,61 %; CaixaBank, el 6,11 %; Bankinter, el 4,36 %; y Liberbank, el 4,24 %.

En menor medida, BBVA pierde el 2,49 %, y el Banco Santander, el 1,60 %.

La banca española que inició la jornada de hoy en positivo, giró a la baja tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo, que establece que es la entidad prestamista, y no quien recibe el préstamo, el que tiene interés en inscribir la operación y elevarla a escritura pública.

De este modo, el alto tribunal modifica su jurisprudencia anterior e interpreta el texto refundido de la ley del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, y concluye que no es el prestatario el sujeto pasivo de este impuesto, sino la entidad que presta el dinero.