En el mapa aparecen, en rojo, los municipios con casos confirmados de COVID-19, en amarillo los que no tienen contagios pero colindan con los primeros, y en verde los que no tienen casos ni colindancia. (Foto: Presidencia de la República)
Una docena de expertos en informática, estadística y epidemiología modeló la "realidad" de contagios por COVID-19 a nivel de cada municipio del país y produjo un mapa. Pero apenas un día después, el número total de municipios en el mapa había cambiado y los cálculos sobre demarcaciones "infectadas" y "no infectadas" ya era impreciso en 8 por ciento. ¿Cómo se confía en un equipo de especialistas que no se fija en los detalles?

La mala noticia: Susana Distancia nos ha recetado 30 días más de confinamiento. La buena: no es para todos, porque quienes viven en municipios donde “no hay contagios”, y además no son vecinos de municipios con contagios, la cuarentena podrá levantarse 13 días antes: el 17 de mayo.

Apoyado por un panel de 11 expertos en epidemiología, estadística y ciencias de la computación, el subsecretario Hugo López-Gatell elaboró –y nos mostró anteayer jueves– un colorido mapa de la República Mexicana en el cual aparecen los municipios del País clasificados en dos grupos: aquellos donde hay personas contagiadas y aquellos donde no hay un sólo caso de COVID-19.

El segundo grupo está, a su vez, subdividido en dos: los municipios colindantes con aquellos donde sí hay contagios (pintados de amarillo) y los municipios cuyas fronteras sólo se tocan con aquellos donde no hay contagios (pintados de verde).

El ejercicio arroja un resultado más alentador (aunque sólo a primera vista): de los 2 mil 463 municipios del País, ¡sólo el 18.8 por ciento tienen casos de contagio! Es decir, únicamente en 463 demarcaciones hay personas a quienes el bicho ha logrado colonizar.

No es por ser aguafiestas, pero entre la mañana del jueves y la tarde de ayer los números del doctor Gatell cambiaron un poco, pues en la conferencia vespertina de este viernes el número de municipios con al menos un caso había crecido 8 por ciento, pasando de los 463 reportados, inicialmente, a 501.

Tampoco es por ser cizañoso, pero no deja de llamar la atención un dato curioso: en menos de 48 horas, el número de municipios usados por la Brigada Gatell para hacer sus gráficas, proyecciones y escenarios fue “ajustado a la baja”, pasando de los 2 mil 463 informados el jueves en la mañana, a los 2 mil 457 señalados anoche.

El 16 de abril, el subsecretario López-Gatell informó que, de acuerdo con el modelo elaborado por su panel de expertos, el número total de municipios del país era 2 mil 463 y sólo había contagios en 463 de ellos (Foto: Presidencia de la República)
El 17 de abril, poco más de 24 horas después del primer anuncio el número total de municipios del país había cambiado a 2 mil 457 y los municipios con contagios crecido a 501 (Foto: Presidencia de la República)

No son muchos, desde luego, apenas seis municipios… o sea, ¡equivalen al 0.2 por ciento del total! Pero pues a uno le gusta exagerar y preguntarse cómo se le puede pasar ese detallito a un equipo de 12 individuos cuyas oficinas se encuentran tapizadas de títulos –¡y de doctorado!–, reconocimientos del Sistema Nacional de Investigadores y premios por todos lados.

No sé, pero si el equipo de especialistas presumido en “la mañanera” del jueves ni siquiera tiene claro cómo está conformada la lista exacta de municipios del País –y la cambia de un día para otro– pues no me queda muy claro cómo se puede confiar en la seriedad de sus diagnósticos.

Más allá de este nimio detallito vale la pena hacer notar cómo, si en poco más de 24 horas se redujo en 38 el número de municipios sin casos (oficialmente) reconocidos, a tal paso habría contagios en mil 140 municipios adicionales el 17 de mayo. Y eso, considerando un avance del mismo ritmo reconocido en los números oficiales de la Brigada Gatell en las últimas 48 horas.

Los propios números presentados entre jueves y viernes demuestran cómo el virus sigue moviéndose por el territorio nacional, a pesar de las “exitosísimas” medidas implementadas por el Gobierno de la República para reducir la movilidad social.

Otro pequeñísimo detalle sobre el colorido mapa exhibido por la Brigada Gatell es el relativo a los datos usados para elaborarlo: solamente los relativos a los casos oficialmente confirmados, es decir, no los provenientes del “modelo centinela”, sino solamente los casos confirmados.

Vale la pena recordarlo: para conocer el número real (aunque de todas formas aproximado) de casos existentes en el País, debe multiplicarse casi por nueve la cifra de casos reconocidos. Con los datos de anoche, eso implica tener en México más de 61 mil personas contagiadas, es decir, 61 mil individuos con capacidad para contagiar a otros individuos.

En el modelo Gatell, ninguno de los más de 54 mil 200 casos no reconocidos –ni identificados, porque preferimos no hacer pruebas– se encuentra fuera de los municipios en los cuales oficialmente se ha reconocido la existencia de al menos un caso positivo.

¿Cómo puede asegurarse la inexistencia de casos en mil 956 municipios del País? Solamente los especialistas de la Brigada Gatell lo saben y por ello, con el anuncio de 30 días más de encierro, nos dieron la bienvenida a la “fase no tres”… porque decidimos quedarnos en la dos, pero al mismo tiempo regresar a algunos a la uno y tratar a otros “como si estuvieran en la tres”, pero dejándolos oficialmente en la dos.

¿Cómo así? Pues porque en México el bicho funciona diferente, seguramente conjurado por los “detentes” y las eficaces recetas del padre Solalinde. Los datos científicos ofrecidos cotidianamente por la Brigada Gatell dejan poco margen para la duda: los mexicanos somos un tipo diferente de humano, una subespecie atípica, el homo aztecus.

Aunque, para desgracia nuestra, la incapacidad mostrada por el coronavirus para enfermarnos la desquita con su eficacia para matarnos: nuestra tasa de letalidad es de 8 por ciento, es decir, se ubica por arriba de la tasa global de 6.8 por ciento. Los atípicos números mexicanos…

¡Feliz (y encerrado, otra vez) fin de semana!

@sibaja3

carredondo@vanguardia.com.mx

Carlos Arredondo Sibaja

Columna: Portal 

Periodista con más de 30 años de experiencia en medios de comunicación impresos y electrónicos. Ingeniero Industrial y de Sistemas por la Universidad Autónoma de Coahuila y Licenciado en Derecho por la Universidad del Valle de México. Además, es máster en Administración y Alta Dirección por la Universidad Iberoamericana y tiene estudios concluidos de maestría en Derechos Humanos en la Facultad de Jurisprudencia de la UAdeC. Se ha desarrollado profesionalmente en el servicio público, la academia y el periodismo. Integrante de la Comisión de Selección del CPC, del Sistema Anticorrupción de Coahuila.