Mucha expectativa causó el regreso de Verónica Castro a la pantalla chica vía la serie “La Casa de las Flores” estrenada el 10 de agosto en Netflix que como un petardo explotó … y se olvidó.

Pero el hecho de que aunque hasta hubo apenas un par de días después de estrenarse hasta retos para hablar como el personaje de Cecilia Suárez cuando eso ya lo había hecho muy popular el personaje de “Cuca la Telefonista” en el clásico programa radial “La Tremenda Corte” con Tres Patines y luego ya casi nadie se preocupó por hablar ni de ella ni de la serie en general, lo que sucedió es que la vendieron como la última Coca del desierto cuando ya una década antes la misma Vero en compañía del recientemente finado Rogelio Guerra habían hecho una telenovela poco convencional de la diversidad sexual inclusive con personajes muy dignos como los que interpretaron Jaime Camil y José Ron en “Los Exitosos Pérez”, del 2009, que si bien era otra plataforma, en contenido no aportó mucho.

En su lugar aunque la intención fue buena al criticar la doble moral de familias encopetadas como la que aún prevalece, desgraciadamente en nuestro país, dio pena ver lo que quiso ser una especie de homenaje al clásico “La Jaula de Las Locas” con imitadores e imitadoras de cantantes ochenteras y líos almodovarescos que el director Manolo Caro resuelve y le da identidad propia muy bien cuando no es pretencioso (“Amor de mis Amores”; “La Vida Inmoral de la Pareja Ideal”) pero cuando lo es como en este caso termina con más pena que gloria y por lo mismo no nos sorprendería que la Vero regresara a protagonizar una nueva e innovadora telenovela antes que una segunda temporada de esta serie.

Por otro lado, tres días después del estreno en Netflix de “La Casa de las Flores” el canal 5 estrenó en el horario estelar de las 22:30 horas una nueva producción de Lemon Films (“Señor Ávila”; “La Piloto”) asociado con el nuevo productor de contenidos de Televisa Patricio Willis titulada “La Bella y las Bestias” la cual tiene una manufactura y cuidado más parecido al de “Señor Ávila” que al de “La Piloto”, inclusive una mejor protagonista como Esmeralda Pimentel, que no por nada recibió mejor cobijo como protagonista de telenovelas de la productora Lucero Suárez (“La Vecina”; “Enamorándome de Ramón”) que Livia Brito (“De Que Te Quiero, Te Quiero”) y por lo mismo por mucho debía de estar en el horario estelar de “Las Estrellas” que en donde se le programó.

Y es que “La Bella y las Bestias”, aunque suena a cuento de Disney dista mucho de serlo pero tampoco es la muy sobada narcoserie que ya también están fastidiando hasta sus más acérrimos seguidores, sino una historia de venganza en la que una joven mexicana de nombre Isabela León (Esmeralda Pimentel) cuyos padres fueron asesinados por un grupo de criminales de cuello blanco cuando aún era una niña y tiene que salir del país para salvarse hasta la mayoría de edad cuando con un par de compañeros, Mike (Jorge Alberti) y Penélope (una siempre sorpresiva Cassandra Sánchez Navarro) regresa a combatir a quienes ella llama las Bestias, miembros de la alta sociedad que por su fachada de “gente bien” siguen cometiendo crímenes con total impunidad. Si tiene oportunidad échele un ojo.

Comentarios a: 
sopeoperas@yahoo.com