Foto: Archivo
La Conasami tendrá que hacer públicos los estudios y análisis que le sirvieron para determinar el salario mínimo en México que, fijado en 73.04 pesos, es el más bajo entre todos los países de OCDE

Ciudad de México .- La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) tendrá que dar a conocer el Informe final que contiene los resultados de las investigaciones y estudios efectuados, así como las sugerencias y estudios de los trabajadores y patrones que le permitió determinar la nueva política salarial en el país. Actualmente el salario mínimo es de 73.04 pesos, aunque expertos en la materia sugieren que su monto debe ser de por lo menos 89 pesos.

Así se lo ordenó el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), de acuerdo con un comunicado de prensa.

Ese informe contiene siete capítulos y dos tomos que integra 20 estudios elaborados por el Banco de México, la Organización Internacional del Trabajo, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y la Universidad Iberoamericana.

El Pleno del INAI determinó, en dos diferentes recursos de revisión, que el informe es de interés público porque los documentos que lo integran fueron “insumos” utilizados por la Conasami para establecer el salario mínimo en el país.

El primer caso fue planteado ante el pleno del INAI por el comisionado Francisco Javier Acuña Llamas. En su opinión, el acceso a esa información permitirá conocer lo que está pasando con el salario mínimo en México.

Acuña Llamas dijo que es importante conocer el informe porque se acerca el momento en que la Comisión deberá determinar el salario mínimo a nivel nacional. También dijo que México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con el salario mínimo más bajo.

Foto: Archivo

El segundo caso de revisión fue presentado al pleno por el comisionado Joel Salas Suárez, quien aseguró que el informe servirá para debatir y conocer las diversas opciones de política de salario mínimo que se podrían implementar; así como las posturas a favor y en contra de cada una.

“La decisión que se tome sobre el futuro del salario mínimo en nuestro país será determinante para garantizar una vida digna a quienes lo ganan y a sus familias; también lo será para alcanzar el octavo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU, a saber, garantizar un trabajo decente y crecimiento económico”, destacó.
Salas Suárez afirmó que la determinación de la Conasami será fundamental para colaborar a que el Estado garantice los derechos humanos de los sectores de la población con los más bajos ingresos y a reducir la desigualdad en el país.

Los recursos de revisión fueron interpuestos ante el INAI por dos particulares, luego de que la Conasami reservó el Informe por un periodo de un año, argumentando que su difusión podría generar efectos negativos en la percepción social, tensión en las relaciones obrero patronales, enfrentamiento de opiniones por parte de las diversas instituciones que participaron en su elaboración con el fin de desacreditar algunas de ellas o un mal uso de la información.

Sin embargo, en el análisis de cada caso se determinó que la clasificación del informe es improcedente, porque constituye un elemento de apoyo, cuya difusión no afectaría la determinación de la Conasami, agregó el comunicado.

Se advirtió que el documento solicitado no constituye en sí mismo, ni registra opiniones, recomendaciones o puntos de vista que se estén desarrollando en el seno del Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos para la definición de una nueva política en materia de recuperación de salarios mínimos.

Se comprobó que el informe no da cuenta de cómo la Comisión tomará la decisión definitiva. Es decir, se trata de un insumo para el proceso deliberativo y su difusión no podría causar un daño a la capacidad de la autoridad para resolver el proceso.

Por otra parte, se asentó que si bien se trata de insumos informativos o de apoyo para el proceso deliberativo, la reserva del Informe invocada por la Conasami no alcanza a colmar los elementos exigidos por la Ley General de Transparencia, ya que el perjuicio que supondría su divulgación, es mucho menor al interés público de conocerlo.

Así, se concluyó que es de gran interés y relevancia conocer los estudios elaborados por las diferentes instituciones nacionales e internacionales referidas, porque se trata de insumos informativos, para abonar a la discusión sobre la nueva política pública salarial en México.

Finalmente, se señaló que el Informe será una fuente para promover la rendición de cuentas porque proporcionará los parámetros para evaluar la decisión y las políticas implementadas por la Comisión.

Por lo expuesto, el Pleno del INAI resolvió instruir a la Conasami entregar la versión íntegra del Informe final que contiene los resultados de las investigaciones y estudios efectuados y las sugerencias y estudios de los trabajadores y patrones.

Foto: Archivo

SALARIO RAQUITICO
Actualmente el salario mínimo es de 73.04 pesos, lo que equivale a una cuarta parte del salario mínimo de hace 40 años. En otras palabras, los asalariados mexicanos perdieron ya el 75 por ciento de su poder adquisitivo, de acuerdo con información de la propia Conasami.

En una oportunidad anterior, Gerardo Esquivel, profesor e investigador de El Colegio de México y Luis Foncerrada Pascal, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado coincidieron en una conversación con Sinembargo en que mantener esa paga mínima condena a muchas familias a vivir en la pobreza.

Los 12 millones de desempleados que se calcula hay en el país, engrosarán la fábrica de pobres en que se ha convertido el país si acceden a un mercado laboral con salarios tan raquíticos.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) exhiben que del segundo trimestre de 2015 al segundo trimestre de 2016, los trabajadores que ganan un salario mínimo aumentaron en 1 millón 129 mil 748, mientras que los que ganan de uno a dos aumentaron 915 mil 278. Además, los que ganan de 3 a 5 salarios mínimo disminuyeron en ese periodo: cerca de 656 mil 626 trabajadores.

El salario mínimo actual al mes se ubica en 2 mil 191 pesos. Esto significa que a un trabajador le faltarían 479 pesos para comprar la canasta alimentaria mensual y 3 mil 190 para aspirar a la canasta ampliada.

17 MÁS, EL AUMENTO NECESARIO
El mes pasado, diversas organizaciones sociales y académicas realizaron la Conferencia Internacional del Salario Mínimo con la que pretendían reunir evidencia internacional para demostrar que en México es posible aumentar el salario mínimo por lo menos 17 pesos, cantidad con la que un trabajador podría aspirar a comprar la canasta básica alimentaria.

La evidencia internacional para México es importante porque, a pesar de ser la doceava economía más importante del mundo, los salarios que aquí se pagan son de los más bajos también entre las naciones de América Latina.

En el complicado escenario de los salarios en México las mujeres enfrentan la situación más complicada. El 38 por ciento de la fuerza laboral en México está conformada mujeres y el 55 por ciento de las que reciben salario mínimo son de más de 58 años de edad, con baja escolaridad y con empleos sin prestaciones, dijo durante ese evento Hugo Beteta, director General de la sede sub regional de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

Cerca de 3.5 millones de personas ganan un salario mínimo y 7 millones, entre uno a dos, sin embargo, la cifra que actualmente se ubica en 73.04 pesos no sólo les afecta a estos, sino al resto de los trabajadores formales e informales, ya que se utiliza como una unidad de referencia para calcular el resto de los salarios.