La conflagración de recursos públicos en las dispendiosas campañas políticas. Dinero que mucha falta le hace a México, tirado a la basura. Foto Plácido Garza
Esta del 2021, no es para nada la Consagración... de Stravinsky. Que nos quede claro

No me acuerdo cómo está la cosa en otras latitudes, pero hoy en México comienza la primavera y por eso, en seguida les platico: 

El célebre ballet de Ígor Stravinski no se llama como dice el título, pero se parece. Pongámosle “Consagración” y ya está, a paladearlo en sus 13 movimientos y a volar se ha dicho.

Se me ocurrió hacer un paralelismo con la técnica del contrapunto y de pasada sirva esto para invitarlos a aderezar con música culta sus momentos forzados en casa por la contingencia sanitaria, donde muchos –al comenzar a convivir forzadamente con sus parejas– sorprendidos se descubrirán diciendo: “Mira qué simpátic@ que es y yo que ni cuenta me había dado”.

¡Arre!:

CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA:

La obra maestra de Stravinski es considerada un momento decisivo e histórico de la música, donde el concepto romántico de lo bello se hace trizas y no hay lugar para lo sentimental, lo místico ni lo agradable.

CONFLAGRACION DE LA PRIMAVERA, El COVID-19:

Es considerado ya como un momento decisivo e histórico para la salud mundial y en aras de su atención científica, no hay lugar para lo sentimental, para lo agradable y menos para ser objeto de un tratamiento místico, como ustedes saben que ocurre con la dupla López (Obrador-Gatell).

CONSAGRACIÓN:

Buscando una visión auténtica de las cosas, el músico ruso tuvo claro que había qué romper los antiguos esquemas musicales y deformarlos.

CONFLAGRACIÓN:

Para contar con una perspectiva real de lo relacionado al COVID-19, los países que están logrando controlarlo tuvieron qué romper con los esquemas tradicionales que el mundo ha aplicado para hacerle frente a una epidemia.

CONSAGRACIÓN:

Stravinski escribió antes de su obra maestra, algo así como una sinfonía de primavera primitiva a la que llamó “El Gran Sacrificio”, que fue ignorada por los críticos especializados de la época.

CONFLAGRACIÓN:

Antes de la aparición del virus en China, fueron detectados en laboratorios de la Universidad de Wuhan, los residuos de una versión primitiva del COVID-19. 

El doctor Li Wenliang trató de advertir a su país y al mundo sobre el brote del coronavirus y su muerte es considerada como un sacrificio de la ciencia, ante la cerrazón política que en un principio exhibió el régimen totalitario que gobierna en ese país. 

CONSAGRACIÓN:

El estreno de ésta obra el 29 de mayo de 1913 en el Teatro de los Campos Elíseos de París, provocó uno de los escándalos más formidables en la historia de la música, debido a que el empresario ruso Serguéi Diáguilev confió la coreografía del ballet de esa pieza al bailarín Vaclav Nijinski, cuya ignorancia -según Stravinski- ante las nociones más elementales de música, eran flagrantes. 

“El pobre no sabía leer música ni tocaba instrumento alguno. Manifestaba sus decisiones sobre mi pieza mediante frases banales o repitiendo lo que había escuchado a otros”, dice el compositor ruso en sus memorias.

CONFLAGRACIÓN:

El “estreno” del COVID-19 en México causó un escándalo mundial formidable debido a que el dizque sub secretario de salud Hugo López-Gatell declaró muy orondo que AMLO tenía tal fuerza moral que no era fuerza de contagio. 

Parece que sigue sin saber nada de las medidas mundiales para contener la epidemia; su ignorancia es flagrante y cuando el presidente -que, defendido por su achichincle le entró al quite- desbarró terriblemente al usar frases banales y repitiendo lo que escucha a la gente de la que se rodea.

CONSAGRACIÓN:

A su estreno, la crítica se dividió entre los maravillados modernistas y los reaccionarios que la consideraron una sucesión estruendosa e incomprensible de sonidos y ruidos.

CONFLAGRACIÓN:

Las reacciones ante la aparición en la escena mundial del COVID-19 se ha dividido entre los maravillados modernistas revolucionarios y transformadores, que optaron por fijar sus propias reglas, tiempos y movimientos para hacerle frente a la epidemia, y los reaccionarios políticos no científicos, que criticaron estruendosa y estrepitosamente tales medidas. 

Italia, España y México están pagando caro haber querido venderle chiles a Clemente Jacques, con aires de supina arrogancia.

CONSAGRACIÓN:

Primera parte: “Adoración de la Tierra”, donde se santifica al planeta y los bailarines se funden en él.

CONFLAGRACIÓN:

Primera parte: “Transducción de la Tierra”, donde se introduce un material genético exógeno utilizando un virus como vector, que funde y se “baila” a quienes se exponen a él.

CONSAGRACIÓN:

Segunda parte: “El Sacrificio”, conformado por los siguientes movimientos: “Misterios de los Adolescentes”; “Glorificación de la Elegida”; “Evocación de los Antepasados”; “Ritual de los Antepasados” y la “Danza Sagrada”.

CONFLAGRACIÓN:

En la segunda parte de esta “bailada” que nuestro muy enojado planeta le está propinando a la beligerante e irrespetuosa raza humana que lo habita, se da “El Sacrificio” de la prudencia científica a manos de la estridencia política e ideológica, conformado por los siguientes movimientos:

“Misterios de los Adolescentes”, y también de los Millennials, que quién sabe por qué fregados se sienten inmunes a la epidemia y toman el aislamiento y contención social como un asueto donde licorean, holgazanean, condonean y alardean de lo lindo.

“Glorificación de la Elegida” y exitosa experiencia ejecutada por China y Corea del Sur para controlar la epidemia sin apagar sus economías. Lástima por los “gobernantes” que no entienden que las mejores prácticas existen para seguirse, no para desdeñarse.

“Evocación de los Antepasados”, o más bien de los sexenios anteriores como causantes junto al neoliberalismo de todas las desgracias y pestes que le ocurren a la 4T en el estado fallido en que ha caído su gobierno.

“Ritual de los Antepasados”, que infiltraron al gobierno de AMLO con el fétido tufo del PRI, del PAN, PT, PVEM, Nueva Alianza, que mantiene preso al Palacio Nacional y nubla la visión de su inquilino. 

“Danza Sagrada”, la que con sahumerios, inciensos, ofrendas, escapularios, mirra, requesón y el escudo del “detente”, le prodigan las turbas al vidente, “omnisciente” -según él- y omnipotente presidente, todos los días en mañaneras cuasi religiosas, para ahuyentar ignorantemente al COVID-19, que según ellos, a México le hace los mandados y lo que el viento a Juárez, como no se cansa de sentenciar AMLO. 

CAJÓN DE SASTRE

“Este 2021 vivimos en el mundo, la Conflagración de la Primavera. Qué consagración ni que ocho cuartos, y sin querer pegarle al fatalismo, estamos en el umbral de una depresión económica mundial, cuyos efectos son mucho más profundos que una recesión, mientras que en México, los del gobierno y también los de la IP, ven la tempestad y no se hincan en medio de un escandaloso gasto público para financiar programas sociales-electorales y de un no menos dispendioso tiradero de dinero en panorámicos y publicidad de los partidos políticos con miras a las elecciones del 6 de junio”, dice la irreverente de mi Gaby.