Keisuke Honda tardó más de cinco jornadas para debutar con el Pachuca, pero la espera resulta esperanzadora no solamente para los de Hidalgo, sino para tener otra figura en el futbol mexicano. Lo que André Pierre Gignac ha significado para los Tigres, el japonés puede serlo para este equipo, aunque con un perfil de menos escándalo que el francés.

Pocos refuerzos por parte de Jesús Martínez para este torneo, pero éste, Honda, puede ser el mejor del torneo con todo y que arrancó tarde su participación.

Ayer debutó con un gol y puede hacer que se olviden rápido de Hirving Lozano, a quien le seguían llorando porque no encontraban quien pudiera llenar el hueco que dejó. Honda puede con eso y más. Su calidad está comprobada a pesar de que con el Milán no fue tan regular en los últimos meses.
Con la escuadra italiana jugó 92 partidos y marcó 13 goles. Nada que ver con la producción que tuvo con el CSKA de Moscú, con el que casi en el mismo periodo hizo 28 tantos (127 juegos). 

Lo que puede generar este hombre para el futbol mexicano no está en duda y es un ejemplo más de que no es necesario traer a 15 refuerzos foráneos para que ninguno te funciones. Así descendió Jaguares, así desapareció ese equipo, que llegó a tener una plantilla de más de 40 futbolistas que no sirvieron para nada. Meses antes, así descendió UdeG, llenándose de negocios para los bajos mandos del club, no para intentar sobresalir.

Acierto de la directiva de Pachuca con todo y la desesperación que les provocó que no jugara hasta ahora. 

No cabe duda que hay refuerzos de primer nivel como Honda, Gignac y hasta Marcelo Díaz de los Pumas. Y después hay refuerzos dos escalones abajo como Nicolás Castillo, Cecilio Domínguez, Eduardo Vargas o Édgar Méndez, quienes también funcionan en sus equipos, pero todavía sin la trascendencia a nivel mundial.

Y si les pagan 3 o 4 millones de dólares al año, seguro los valen y los desquitarán como Gignac con Tigres. Ahora fue un buen inicio de Honda con esa anotación y la señal de que puede ser un referente no solamente de los hidalguenses, sino del futbol mexicano en general.

Ojalá más directivas tuvieran la capacidad y los contactos para traer a este tipo de jugadores y que no desperdicien su tiempo y sus pocos recursos en enriquecer a promotores que solamente los llenan de futbolistas que no sirven para maldita la cosa.

Hasta para eso hay que ser inteligentes, y si tienen un presupuesto de diez millones de dólares (por decir una cantidad), siempre será mejor comprar a dos buenos futbolistas de 5 mdd, en lugar de 10 de millón que solamente vendrán a calentar la banca y en el mejor de los casos, ayudarán a sacar uno o dos puntos sin que su estadía en México deje algo realmente importante. 

Twitter: @gvlo2008