Una de las frustraciones que despierta la llamada Cuarta Transformación consiste en la falta de claridad de sus ofertas, de sus compromisos y planes de gobierno. En su discurso predominan la abstracción, los buenos deseos y resulta difícil conocer las líneas concretas de acción; y cuando existen, resulta prácticamente imposible que la acción se sustente o argumente en datos y fundamentos claros y comprobables. Cuentan con secretarios de Estado brillantes, con suficientes credenciales, pero pareciera que tienen un temor reverencial a contradecir a su jefe.

Conviene considerar las doce preguntas que formula al titular de la SEP, el investigador de México Evalúa, Marco Fernández, pueden verse en:

https://www.mexicoevalua.org/2019/01/28/preguntas-a-esteban-moctezuma/.

Considero que se trata de preguntas honestas, claras y precisas que merecen respuestas de igual calidad, porque así lo establece la Constitución en su artículo octavo, pero también porque gobernados, docentes, padres de familia, alumnos y sociedad en general, merecemos saber hacia dónde vamos en materia educativa.

¿Cómo cumplirá las enormes promesas con un presupuesto a la baja?, ¿Cómo ceder ante la CNTE y al mismo tiempo sostener los prometidos estándares de calidad? ¿Qué espera a los Estados y su participación en la educación? Suspendieron la evaluación como castigo. ¿Qué pasará con los que salieron muy mal evaluados, regresarán al salón de clases? Si no es así ¿quién los sustituirá y por qué? Si no reciben respuesta se convertirán en críticas automáticas, con justa razón.

Pero no todo está mal, aunque son de lamentar las críticas sin sentido, fruto del prejuicio y la ignorancia porque abonan a la polarización estéril. Un ejemplo de ello fueron las críticas y burlas al Secretario de Educación en sólo dos semanas, a raíz de dos propuestas: enseñar inglés por medios digitales con la guía de maestros que no lo hablan y la llamada educación colaborativa.

La primera fue duramente criticada por opositores radicales que no conciben que pueda aprenderse inglés sin ir de la mano de un maestro que lo hable y entienda. La segunda porque sólo conciben y aceptan la educación tradicional, en bancos o pupitres, basada en datos que deben memorizarse para pasar el examen. Ignoran esos radicales prejuiciosos que su reacción pone en evidencia la profundidad de su ignorancia en la materia.

Estas dos propuestas tan criticadas son dignas de aplauso y reconocimiento. Son realistas, innovadoras y muy necesarias para el México de hoy. Sus críticos ignoran que la educación colaborativa y aprender idiomas en plataformas digitales es de lo más avanzado.

Así lo dicen expertos como el fundador de Alibaba, Jack Ma, y Peter Diamandis, desarrollador de proyectos innovadores como Singularity University. En Abundance, Best Seller de éste último, ofrecen múltiples ejemplos de educación colaborativa en los barrios más pobres del planeta y el cambio de vida que ello significó para esos niños, sus familias y sus comunidades.

El inglés, por otra parte, sabemos que es la “lingua franca” de este tiempo. Enseñarlo primero a los maestros, con métodos tradicionales, para que ellos lo enseñen más tarde, resulta absurdo y toma mucho tiempo. Los niños serían los primeros en quedar fuera. De ahí la expresión del Secretario: “no tenemos tiempo”. Para mi gusto, la mejor plataforma en el mercado es Yes al Inglés. A un costo muy accesible, los alumnos pueden aprender un idioma tan necesario para la vida, no para los exámenes.

La crítica visceral, irracional, exhibe a quien la hace. Los tiempos del estudiante machetero ya terminaron y no volverán jamás. ¿Para qué sirve memorizar datos que Google, Alexa o Siri brindan al instante? ¿Para qué esperar a un maestro presencial cuando el niño encuentra en YouTube mejores explicaciones? Cuando mi hijo Jesús no entiende en la escuela algún problema de matemáticas, sabe que regresando a casa podrá preguntar a Salman Khan en YouTube y escuchar las explicaciones tantas veces como quiera, sin necesidad de agotar la paciencia de su maestra. Fue triste observar a personajes que considero inteligentes dejarse ir por su visceralidad anti AMLO, antes que detenerse a comprender la propuesta para emitir una opinión informada e inteligente.

 

Twitter: @chuyramirezr

Facebook: Chuy Ramírez