Foto: Tomada de Internet
Los datos oficiales no concuerdan con los señalados por el Secretario Chong

Lo expresado por Osorio Chong en presencia del actual Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, se dio en el marco de un anuncio, por parte del Gobierno Federal, frente a la repatriación de connacionales desde los Estados Unidos, bajo el argumento de que “la frontera es una zona segura gracias a las acciones puestas en marcha con el apoyo de la Secretaría de Gobernación”. Así lo refiere el comunicado de la dependencia.

Los homicidios dolosos en Coahuila, en los últimos cuatro años, han decrecido. Cierto. Lo mismo en algunos de sus municipios que colindan con ciudades estadounidenses. Sin embargo, los datos oficiales no concuerdan con los señalados por el Secretario Chong.

¿Verdad o mentira? VERDAD… A MEDIAS.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que de 2012 a 2016, en Coahuila, los casos de homicidio doloso decayeron en un 70.7 por ciento (pasando de 771 a 226 casos registrados en la entidad, en los últimos cuatro años).

Asimismo, el SESNSP refiere que en ese periodo de tiempo, en los siete municipios de Coahuila que colindan con territorio estadounidense, en suma, hubo un decremento del 41.66 por ciento en casos de homicidio doloso (pasando de 48 a 28 casos registrados en la región, en los últimos cuatro años).

De los siete municipios, Piedras Negras fue el más violento. Es más, en los dos primeros meses de este año, fue el escenario de al menos siete asesinatos. Entre 2012 y 2016, esta localidad experimentó una baja del 55.2 por ciento en casos de homicidio doloso (pasó de 29 a 13 casos). En cuanto a los demás municipios, los de Guerrero, Nava y Ocampo también registraron una baja. El primero pasó de dos asesinatos registrados en 2012 a ninguno en 2016; el segundo pasó de cuatro a cero (sin embargo, registró dos asesinatos en 2017. Uno en enero y otro en febrero); y el tercero, pasó de uno a cero casos.

En cambio, en el municipio de Acuña, el número de homicidios dolosos se incrementó en un 27.3 por ciento (pasando de 11 asesinatos en 2012 a 14 en 2016). Las localidades restantes, Hidalgo y Jiménez, permanecieron igual. Mientras Hidalgo se ha mantenido en ceros en los últimos cinco años, Jiménez registró un caso en 2012 y uno en 2016. Este año, el SESNSP ya tiene registro de un homicidio doloso en esta último municipio mencionado.

Dichas localidades fronterizas albergan al 12.4 por ciento (367 mil 278 personas) de la población total del estado de Coahuila (2 millones 954 mil 915) y representan cerca del 29.7 por ciento del territorio estatal (151.6 mil kilómetros cuadrados), refieren datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, los seis estados fronterizos no se libran de homicidios dolosos. De ellos, Chihuahua lidera con mil 232 carpetas de investigación en 2016 (quinto lugar a nivel nacional con más asesinatos); le siguen Baja California, con mil 180 casos (sexto lugar); Nuevo León, con 644 (décimo segundo); Tamaulipas, con 595 (décimo quinto); Sonora, con 570 (décimo séptimo); y Coahuila, con 226 (vigésimo tercera posición a nivel nacional).

Según un comunicado de prensa de la Segob sobre el evento del 22 de marzo de 2017, Osorio Chong habría aseverado que “las circunstancias en materia de seguridad son distintas [en la frontera] a las que se registraban en años anteriores”. ¿Pero qué decir a nivel nacional? ¿Ha cambiado la circunstancia en cuanto a los homicidios dolosos?

Los datos oficiales del Secretariado expresan cambios. Hasta febrero de este año, el SESNSP registró 3 mil 779 homicidios dolosos a nivel nacional, 331 un casos más que en ese mismo periodo durante 2012, lo que equivale a un incremento del 9.5 por ciento en cuatro años. La cantidad de asesinatos en lo que va de 2017, hacen de este inicio de año el peor del sexenio, ya que desde comienzos de la Administración de Enrique Peña Nieto, hasta febrero de cada año, el número de homicidios dolosos no había superado su máximo registrado en 2013 (2 mil 975 homicidios dolosos).

De manera general, durante la presente Administración, los homicidios dolosos en México han decrecido en un 4.34 por ciento (en diciembre de 2016 se registraron sólo 944 casos menos que en 2012).

El Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) asevera en su “Reporte sobre delitos de alto impacto” (2016) que, “el 2016 cierra con malas noticias para los mexicanos en materia de seguridad y justicia. Los años 2013, 2014 y 2015 se caracterizaron en gran medida por un descenso en los índices delictivos de un gran número de delitos de alto impacto, entre ellos el homicidio doloso, el secuestro, la extorsión, el robo con violencia, el robo de vehículo, el robo a negocio y la violación. Lo acontecido en los últimos 12 meses representó para todos estos delitos un punto de inflexión al cerrar sus niveles por encima de los niveles previos. El caso más notorio y noticioso corresponde a lo acontecido con el homicidio doloso, que cerró el año con 20 mil 789 carpetas de investigación, su nivel más alto desde que en 2012 se registraran 21 mil 736 casos”

Debido al alza en crímenes del fuero común durante los últimos 12 meses, el ONC concluye que “si bien a mediados del año quedó instaurado en nuevo sistema de justicia penal producto de la reforma constitucional de 2008, lo cierto es que aún faltan varios años para que este pueda consolidarse y terminar con las inercias propias del sistema anterior”. Para la organización, existe una “falta de capacidades institucionales para resolver situaciones críticas” en algunas entidades asediadas por la violencia, además de “imposibilidad para prevenir nuevas crisis en entidades otrora pacificas”.

“A esto habría que sumarle la relativa falta de interés y compromiso por parte de nuestras autoridades y representantes políticos, tanto para ponerse de acuerdo en el plano legislativo como en lo concerniente al fortalecimiento de nuestras instituciones de seguridad y justicia”, finaliza el documento.