Especial

En 1978 se estrenó una serie de televisión que por su éxito llegó a durar un total de siete temporadas, consolidando así la fama y popularidad de sus protagonistas anteriormente conocidos a través del cine.

Se tituló “La Isla de la Fantasía”, y es que se desarrollaba en un destino turístico del Océano Pacífico al que los visitantes llegaban con el propósito de hacer realidad sus fantasías, aunque en muchas ocasiones no tenían el resultado esperado, teniendo como anfitrión a un atractivo hombre de mediana edad llamado el Señor Roarke (el actor de origen mexicano Ricardo Montalbán) y que para quienes tuvimos oportunidad de disfrutarla semana a semana durante sus transmisiones en nuestro país se le recuerda en particular por el célebre grito de “¡El avión! ¡El avión!” que lanzaba el asistente de Roarke, un hombre de baja estatura de nombre Tatoo desde la torre del hotel de la isla mientras sonaba una campana y quien era interpretado por el actor de origen francés Hervé Villechaize.

Al convertirse con el tiempo en una serie de culto, no fue sorpresa que primero una cadena como HBO se interesara en producir la película biográfica sobre el actor Villechaize protagonizada por el actor Peter Dinklage titulada “Mi cena con Hervé” en el 2018 y la cual recomendamos en su momento en nuestro espacio sabatino de cine en casa, y que en febrero de este año tuvo su estreno en las salas de cine de Estados Unidos manteniendo el mismo título pero dándole un giro a lo que parecía ser el género del terror al haber sido producida por el sello de Blumhouse, que entre otras ha sido responsable de recientes éxitos del género como la ganadora del Oscar “¡Huye!”, de Jordan Peele, así como la secuela de “Halloween”, de David Gordon Green, del 2018, entre otras más, pero, por desgracia, no resultó así.

Es así como desde su inicio “La Isla de la Fantasía”, versión 2020, dista mucho de ser memorable puesto que en lugar del famoso Tatoo nos topamos con una guapa asistente de Roarke de piel morena llamada Julia (Prisa Fitz-Henley), y que en lugar del ocurrente y simpático personaje de la serie original aquí es ella la prudente y centrada a diferencia de su jefe Roarke, que si bien tiene como única referencia similar al original su ascendencia mexicana al ser interpretado por el actor Michael Peña, es más bromista e incluso maquiavélico que aquel por el cambio argumental realizado a esta nueva propuesta.

Ellos dos dan la bienvenida a personajes de diversos lugares y ocupaciones, entre ellos una exitosa empresaria de nombre Gwen Olsen (Maggie Q), cuya fantasía por estar metida en el trabajo es poder ser madre; una joven colegiala de nombre Melanie Cole (Lucy Hale), que busca venganza contra compañeros de la escuela que la han buleado; un par de “springbreakers”, J.D Weaver (Ryan Hansen) y Brax Weaver (Jimmy O. Yang ) que solo buscan reventón y un joven con aspiraciones militares de nombre Patrick Sullivan (Austin Stowell), que quiere ganar la medalla por valor en combate para orgullo suyo y de su familia. Todas estas historias llegarán a un punto en que se verán interconectadas de una forma tan caótica y podría llegar a poner en peligro la integridad física de todos los involucrados. 

Dirigida por Jeff Wadlow (“Kick-Ass 2”; “Verdad o Reto”), “La Isla de la Fantasía” es uno de los estrenos que la pandemia retrasó pero que por su resultado dista mucho de darle buena continuidad al sello Blumhouse ya que el único terror que provoca es el que den luz verde a estas abominaciones en lugar de una versión más fiel a la cual, más en estos tiempos, hubiera sido mucho más bienvenida.

Comentarios a: galindo.alfredo@gmail.com;

Twitter @AlfredoGalindo

Alfredo Galindo

Columna: Cinelectronico

Productor, Director y Guinista de cine.

Columnista del periódico Vanguardia desde 1995, escribe sobre música, cine y televisión. Combina la pasión de escribir con la creación cinematográfica.