Turba. Vecinos de la colonia José R. Mijares mataron a pedradas a una lechuza, ya que le atribuyen poderes malignos. CORTESÍA
La ignorancia y el miedo encarnaron su peor forma en la cruel muerte de un ave

TORREÓN, COAH.- Una lechuza fue cruelmente asesinada por un grupo de vecinos de la colonia José R. Mijares de esta ciudad, porque según sus creencias se trataba de una bruja.

El ave fue encontrada colgada de un árbol y con las alas rotas.

Las autoridades ambientales explicaron a los habitantes del sector que dejen de ser supersticiosos y dejen creer que los búhos y lechuzas son aves de mala suerte o de carácter sobrenatural.

En diferentes partes de La Laguna, las lechuzas y los búhos han sido víctimas de ataques por creencias sin fundamento, ya que lo cierto es que no representan ningún presagio, sino todo lo contrario, ya que desempeñan importantes funciones en los ecosistemas, controlando insectos y roedores, manifestó el director de Medio Ambiente de Torreón, Felipe Vallejo López.

También les recordó que dichos animales son controladores de plagas que podrían perjudicar la salud de las personas.

FUE UNA MUERTE ATROZ

“No saben la verdadera maldad de los humanos, si supieran la historia detrás de un maltrato animal se quedarían pasmados y asqueados de tanta malicia de los humanos”, explicó Vallejo López.

Dijo que los vecinos amarraron al indefenso animal a un poste y lo comenzaron a agredir lanzándole piedras.

El funcionario mostró imágenes en las que se observa a un grupo de habitantes aglomerados alrededor del poste donde se encuentra la lechuza.

“Es un acto rotundamente reprobable, estas aves no representan ningún peligro para la sociedad; al contrario, puedes traer muchos beneficios para las personas, el problema es que estas aves se están extinguiendo”, reiteró.

Finalmente invitó a los ciudadanos a proteger a los búhos y a las lechuzas y a entender que su protección debe estar por encima de supersticiones y creencias, para que estos hechos no se vuelvan a repetir.

FUE UNA MUERTE ATROZ

“No saben la verdadera maldad de los humanos, si supieran la historia detrás de un maltrato animal se quedarían pasmados y asqueados de tanta malicia de los humanos”, explicó Vallejo López.

Dijo que los vecinos amarraron al indefenso animal a un poste y lo comenzaron a agredir lanzándole piedras.

El funcionario mostró imágenes en las que se observa a un grupo de habitantes aglomerados alrededor del poste donde se encuentra la lechuza.

“Es un acto rotundamente reprobable, estas aves no representan ningún peligro para la sociedad; al contrario, puedes traer muchos beneficios para las personas, el problema es que estas aves se están extinguiendo”, reiteró.

Finalmente invitó a los ciudadanos a proteger a los búhos y a las lechuzas y a entender que su protección debe estar por encima de supersticiones y creencias, para que estos hechos no se vuelvan a repetir.