En comunicación con Roberto Espinoza, de Beisbol Puro, nos enteramos que aunque los directivos esperaron hasta lo último para buscar jugar en este 2020, la pandemia provocada por el COVID-19 obligará que la Liga Mexicana de Beisbol cancele por primera ocasión una temporada desde 1925, año de su fundación.

Los propietarios de los 16 equipos de la Liga tendrán hoy miércoles una reunión virtual, en la que anunciarán la decisión de cancelar la campaña 2020, calendario que fue pospuesto en 3 ocasiones y en el que se celebraría su 95 aniversario.

Roberto comenta que consultó a varios directivos de equipos y todos coincidieron en que no hay condiciones para jugar, por lo que es inminente la cancelación de la campaña 2020.

La última fecha que tenía la Liga era iniciar su temporada era el 7 de agosto con un rol de 48 juegos, pero las autoridades de salud federal acaban de anunciar que el semáforo naranja, en el cual no se pueden llevar a cabo eventos masivos con aficionados presentes, prohibición que se va a extender por algunos meses.

La Liga Mexicana, por medio de su presidente Horacio de la Vega, señaló claramente el pasado 28 de mayo que el circuito veraniego no jugaría sin gente en los estadios, porque no es económicamente redituable, lo que en definitiva ahora cierra todas las posibilidades.

Ese es el motivo por lo que los directivos han decidido dar por terminados los esfuerzos por jugar este 2020 y enfocar todas sus energías para volver el 2021 con nuevos bríos y en mejores condiciones sanitarias para no exponer a mánagers, peloteros, coaches y personal de campo, empleados de oficina y de prensa y sobre todo cuidar la salud de los aficionados.

LOS PROTOCOLOS SON EL PROBLEMA

Vamos a suponer que los tiempos y la pandemia permitieran abrir los estadios y comenzar la temporada de LMB. Entonces los equipos tendrían que cumplir con una serie de situaciones que los afectan económicamente, además muchos peloteros podrían negarse a jugar y los aficionados no acudir a los estadios, todo por miedo al contagio.

Y habría que cumplir muchas situaciones, por ejemplo, cómo proteger a los mánagers, coaches o personal de campo, los que son adultos mayores altamente vulnerables. 

Además los equipos tendrían que pagar el doble de habitaciones en gira, para tener a los peloteros aislados, ya que normalmente 2 integrantes comparten cuarto.

En los viajes por carretera, tendrían que ocupar como mínimo 2 autobuses por cada equipo, para transportar a 45 elementos y mantener la sana distancia.

Los equipos tendrían que contar con medidas de sanitización constante en los estadios, además cumplir con la sana distancia en tribunas y sobre todo en los palcos.

¿Cómo le dirían al aficionado que no puede ingresar al estadio aunque compró su bono?

LOS IMPREVISTOS DEL COVID-19

Además se tendrían que aplicar pruebas de manera constante a peloteros y cuerpo técnico.

El mapa del país que presentó el gobierno federal es otra gran incógnita. Porque sería muy complicado llevar a cabo un calendario, en el que el semáforo permita al mismo tiempo jugar en los 14 estados donde hay equipos de la Liga Mexicana de Beisbol.

Los semáforos no están sincronizados y también es factible que un estado que se encuentre en verde pueda cambiar de pronto a rojo.
¿Qué sucedería si en pleno desarrollo de la temporada hubiera un pelotero, personal de oficina, umpire o cronista contagiado? Pararían a todo el equipo y al rival con el que jugó.

Cierto es que todos queremos que haya beisbol, pero el tema de la salud es primero y si las condiciones no están dadas, lo más conveniente es pensar en 2021.

José Félix Martínez
marfex37@hotmail.com
Bateando de hit