Foto: Archivo
El cáncer de piel se ha vuelto una de las enfermedades más peligrosas en el mundo, ya que actúa de manera silenciosa y la mayoría de quienes lo padecen no se atienden a tiempo.

El cáncer de piel se ha vuelto una de las enfermedades más peligrosas en el mundo, ya que actúa de manera silenciosa y la mayoría de quienes lo padecen no se atienden a tiempo.

En los últimos 10 años se ha incrementado en un 20 por ciento el índice de personas en México que sufren de este mal, según las cifras de la Fundación Mexicana para la Dermatología.

Día a día nos exponemos al Sol sin pensar en las consecuencias que esto traerá a largo plazo, actualmente la mayoría de los casos de cáncer de piel se presentan en los jóvenes ya que se ha vuelto muy común el bronceado ya sea por los rayos solares o artificialmente.

El mayor factor para padecer de esta enfermedad es la exposición sin cuidado y desmedida bajo el Sol ya que con el paso del tiempo se puede volver un peligro. 

El mito acerca de que las personas blancas son más propensas a arrugarse antes o a padecer cáncer es cierto, ya que este tipo de piel tiene menos concentración de melanina que es lo que le da pigmentación a la piel y la protege y al carecer de ella se vuelve más vulnerable.

El acudir a broncearse puede provocar cáncer de piel ya que actualmente las personas ven como una moda el ir a la playa o a las camas de bronceado.

Cada vez que nos quemamos el riesgo de padecer esta enfermedad aumenta en un 1 por ciento, así que si nos bronceamos cinco veces al año podemos estar seguros de que si teníamos un 40 por ciento de probabilidad de tener cáncer ahora tendremos un 45 por ciento.

ENTÉRESE

La presencia de alguno o varios de estos síntomas puede ser síntoma de cáncer: 

- Pérdida de peso inexplicable; fiebre; cansancio; dolor; cambios en la piel.

- Un cambio en el hábito de evacuación o en la función de la vejiga; llagas que no cicatrizan.

- Presenta manchas blancas en la lengua o en el interior de la boca; sangrado o secreción inusual.

- Endurecimiento o una masa en el seno o en cualquier parte del cuerpo.

- Indigestión o dificultad para tragar; cambio reciente en una verruga o lunar o cualquier cambio nuevo en la piel.

- Tos persistente o ronquera.