El argentino se encomendó a un regalo de su madre para que el Tricolor avanzara en la Copa Oro

Sí, Guillermo Ochoa fue el héroe del partido ante Costa Rica en la Copa Oro al atajar el último penal, sin embargo hubo "ayuda divina", que logró el pase a semifinales. 

Gerardo Martino, técnico de la Selección Mexicana, mostró su lado religioso en la serie de penales y en televisión abierta mostró que tenía una medallita en la boca. 

Luego de conseguir la victoria, Martino afirmó que la medallita había sido un regalo que su madre le dio antes de fallecer. 

  “La medallita es de mi mamá, me la regaló, mi mamá falleció y no me gusta pedirle para futbol, pero en alguna cuestión por ahí la llamo a la vieja y a veces cuando puede, me ayuda”, declaró el Tata.

La medalla es de la Virgen del Rosario, patrona de la ciudad donde nació Martino y se venera el 7 de octubre.

El siguiente compromiso de México es el próximo 2 de julio ante Haití. ¿La medallita podrá ayudar al Tricolor?