¿Quién es Gricelda? Es jueza del Distrito Judicial de Saltillo desde 1993. FRANCISCO MUÑIZ
Gricelda Elizalde, reconocida por su aplicación de reglas de perspectiva de género, propone cambio de rostro a la justicia

Uno de los retos más grandes del país en torno al reclamo de las mujeres y las víctimas de los delitos, es que la justicia cambie de rostro, deje los viejos vicios y ponga a las mujeres en un terreno de igualdad.

El reclamo no es solo que se inicien las investigaciones pertinentes por violencia contra la mujer en sus diversas índoles y el feminicidio, sino que se tome en cuenta todas las desventajas que había entre la mujer víctima y el perpetrador del delito.

Fue desde 2016, debido a una jurisprudencia generada por la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que hoy los casos deben ser investigados y juzgados con perspectiva de género.

“La perspectiva de género es ponerse unos lentes para colocar a las personas en una igualdad de situaciones y de circunstancias. Cuántas veces no nos hemos encontrado con casos donde todavía dicen: ‘La violaron porque traía minifalda’. Estas personas están pidiendo que se vean con los mismos ojos a todos”, expresó Gricelda Elizalde Castellanos en entrevista con VANGUARDIA.

La perspectiva de género es ponerse unos lentes para colocar a las personas en una igualdad de situaciones y de circunstancias”.
Gricelda Elizalde Castellanos, jueza.

La jueza, activa en la rama del derecho desde 1993, fue reconocida en 2018 como Jueza del Año en los Premios Justicia, tras haber aplicado las reglas de perspectiva de género en un caso donde una mujer fue acusada de homicidio contra su esposo, donde gracias a la jurisprudencia se acreditó la defensa legítima y pudo evitar la prisión.

“El primer abogado de esta mujer le decía que le tocaba cárcel y que tenía que pagar con cárcel, que se declarara culpable, pero ella con su mamá se aferró y defendieron que había matado en defensa legítima. Sus palabras fueron “Lo maté, me siento culpable, pero luché por mi vida”, recordó la jueza.

Para resolver y analizar los casos con dicha perspectiva, Gricelda Elizalde detalla que no es protestativo, sino que todos los jueces y juezas deben implementarlo en los casos que lo vean pertinente. En su caso, ha visto casos como el de Sergio Mitre por un delito de violencia familiar, así como la vinculación a proceso contra José Santana, señalado por el delito de feminicidio contra la joven Alondra en 2019.

“La perspectiva de género es quitar estereotipos. Cualquier estereotipo que tú utilices en una petición o resolución, se traduce en violencia de género... No es difícil hoy en día escuchar que las personas llegan a las salas de audiencia a decir que están ahí porque la mujer les provocan a los hombres: ‘Si ella no me provoca, yo no le pego’”, expresó la jueza.

VIOLENCIA FAMILIAR

Durante 2020, y mucho debido a la pandemia, según los datos del Poder Judicial, los casos de violencia familiar y en general la de género incrementaron en su nivel de judicialización, en comparación con un año anterior.

En el panorama del abuso sexual hubo 123 asuntos en el Poder Judicial por la vía penal, y para 2020 un total de 147; en el tema de violación pasaron de 126 a 167; en feminicidio en grado de tentativa fueron 19 en un año anterior y pasaron a ser 32 en 2020; en feminicidio 21 a 27; en violencia familiar pasaron de mil 64 a mil 226.

Esto se debe, en gran parte según la jueza, a que la pandemia y el confinamiento generaron situaciones que podrían causar mayor fricción en las convivencias. Pero es por ello la importancia de que la perspectiva de género sea aplicada desde que un proceso empieza en el reclamo de justicia.

“La mujer pasa por toda esa violencia para denunciar, como para todavía enfrentarse a quizá una autoridad que desconoce del tema”, dijo.

Y aun en plena era de la información y la lucha contra las diferencias de género, la jueza Gricelda Elizalde Castellanos dice que en los casos de acceso a la justicia, todavía existen hombres que quieren ser atendidos por jueces hombres, por miedo a no ser juzgados con igualdad, equilibrio y objetividad.

Incluso, Gricelda dice que desde la investigación todavía hay mujeres que son revictimizadas después de sus denuncias, o incluso se utilizan micromachismos como el hecho de cuestionar a una mujer “por qué no se salió antes de su casa” donde vive violencia familiar.

Sobre ello, la misma jueza dice que la sociedad debe estar alerta, pues incluso la violencia de género no solo se traduce en la física, sino existen otras violencias que se deben negar, desde la celopatía, la violencia psicológica, la violencia económica.

En ese sentido, la jueza llamó a que la lucha por los derechos, los espacios y las oportunidades de las mujeres permanezca todos los años, así como a todas las partes en comprenderlo e involucrarse.

“No deberíamos de aludir el 8 de marzo solamente. Debemos estar presentes todos los días del calendario. Sumémonos a una lucha que por año se ha hecho en favor de las mujeres”, expresó.