Riesgo. Los clientes no respetan la sana distancia en los negocios esenciales. Fotos; Paloma Gatica
Los vecinos aseguran que es preciso salir a ganarse el pan diario, pues las oportunidades de trabajo ahora son escasas y el sustento de la familia, que ahora se encuentra completa en casa, es más complejo

A comparación de otras colonias, Mirasierra es uno de los sectores que no para en Saltillo, pese a la emergencia sanitaria declarada por las autoridades desde el mes de marzo.

Los vecinos aseguran que es preciso salir a ganarse el pan diario, pues las oportunidades de trabajo ahora son escasas y el sustento de la familia, que ahora se encuentra completa en casa, es más complejo.

En las calles es posible ver a los niños jugando sin protección: cubrebocas, caretas o guantes, a pesar de ser considerado uno de los grupos de la población más vulnerables.

Descuido. Los niños juegan en las calles sin ninguna protección ni supervisión.

Los comercios no esenciales como barberías, venta de novedades y regalos también continúan operando, algunos justifican que este fin de semana abrieron sus puertas por la demanda del festejo del Día de la Madre.

Otros locales de comida, que han permanecido abiertos por pertenecer a la lista de actividades esenciales, continúan trabajando aunque han comenzado a acatar medidas de sana distancia, pero éste no fue el caso hace unos días, cuando una tienda de conveniencia recibió cerveza y los habitantes de la colonia se aglomeraron por un par de horas para obtener alcohol.

Mientras que las paradas de la combi se pueden ver grupos de gente esperando el transporte para poder trasladarse a otro punto de la ciudad; algunas personas utilizan el cubrebocas, mientras que otras lo traen consigo pero sin portarlo debidamente.

 

Paloma Gatica

Paloma Gatica se desempeña hace 5 años como periodista en la prensa escrita, se especializa en temas de tecnología, redes sociales, educación y tendencias, así como en derechos de la mujeres y problemáticas sociales en la adolescencia.

Actualmente trabaja como reportera en la redacción de Vanguardia, en donde tiene la oportunidad de incursionar más a fondo en el periodismo digital, desde distintas plataformas, así como en el periodismo de datos. 

Es licenciada en Comunicación (Generación XXXV) egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UA de C, y orgullosamente nacida en Parras de la Fuente.