¿Acaso James Whale, Boris Karloff y Bela Lugosi querían ser éxitos taquilleros? Al menos en sus inicios no, ni la industria estaba tan mecanizada. / Archivo
Universal se empeña en revivir a sus monstruos clásicos, pero hubiera sido mejor dejar a esta momia en su sarcófago

Calificación: 3.5 de diez

Dejen a los muertos descansar. Si no lo hacen les llegará la maldición del fracaso cinematográfico. Universal Studios no ha aprendido la lección. A esta nueva versión de “La Momia” (“The Mummy”) no la salva ni todo el carisma de Tom Cruise. Las ambiciones del estudio con sus monstruos clásicos son grandes, sin embargo, tan mal ejecutadas, tan frívolas y llenas de caos, que aunque uno quisiera tomarse las cosas con humor, lo más probable es que esta película sólo produzca confusión e incomodidad. El supuesto comienzo del llamado “Dark Universe” no sólo no consigue levantar el vuelo, trayendo tras de sí un montón de películas más, sino que se estrella aparatosamente a unos cuantos centímetros del suelo en una caída que provoca más vergüenza que risa.

La cinta nos cuenta la historia de una maldición egipcia, etcétera. Esto nos lo platica la voz de Russell Crowe, como muchos otros personajes se meten a dar explicaciones, que a nadie le importan, a lo largo de toda la historia, en un claro ejercicio de pereza fílmica. Bueno, ¿en qué consiste la mentada maldición? Pues resulta que la momia de esta película es mujer y pues le gusta Tom Cruise, pero tiene un fetiche sexual con un cuchillote, así que toda la película la vemos tratando de enterrárselo a este héroe. Más o menos eso fue lo que entendí. Cruise es una especie de ladronzuelo mujeriego, pero no se siente atraído por la sensual momia, así que se la pasa corriendo por ahí, causando destrozos a su paso.

Al ver la cinta, tuve casi las mismas reacciones que el personaje protagonista: confusión, desconcierto, ganas de salir corriendo, asco y hasta una extraña e incómoda atracción sexual por la momia (interpretada por la guapísima Sofia Boutella). Y es que uno no sabe bien cómo reaccionar ante esta abominación, y no digo “abominación” en el buen sentido que esta palabra podría tener dentro de una película de terror. La idea de traer de vuelta a los monstruos clásicos de Universal no tiene por qué ser pésima, ya que son seres inmortales que hemos visto en diferentes medios innumerable cantidad de veces. “La Momia” es más recientemente recordada por su versión de aventuras protagonizadas por Brendan Fraser. Pero si bien uno puede encontrar algo de magia en algunas cintas del pasado, aquí no existe nada de eso.

El principal problema con esta nueva versión es que no sabe lo que quiere. O, más bien, sabe lo que quiere, pero son tantas cosas que termina tropezándose consigo misma. Primero: quiere ser una cinta de terror. Segundo: quiere ser una aventura de acción. Tercero: quiere hacer homenajes a películas del pasado. Cuarto: quiere ser graciosa. Quinto: quiere iniciar una franquicia del mencionado “Dark Universe”, sobre el cual hablaremos más adelante. Así pues, esta cinta es como un hombre que está haciendo malabares y de pronto le avientan demasiadas pelotas que terminan cayéndosele todas. Hay tantas tonalidades, tan disparejas en esta película que uno termina riéndose de cosas que no debería y callado cuando sueltan un chiste muy obvio. En pocas palabras: ninguno de sus objetivos alcanza a funcionar del todo.

Archivo

Ahora bien, no se trata de que me esté tomando demasiado en serio esta cinta. Existen películas malas que pueden ser buenas, que pueden ser entretenidas y hasta divertidas de forma involuntaria. Lo que en el terror se conoció como cintas de “serie b”, películas baratas, con malas actuaciones y tramas absurdas. Pero esta cinta no tiene se carisma que trae el bajo presupuesto y las ganas de divertir. Esta es una gran producción que se quiere tomar demasiado en serio a sí misma. Otra cosa hubiera sido si aceptara que es una estupidez. Pero no. A veces quiere ser muy seria, a veces muy boba y uno nunca sabe exactamente qué pasa y a dónde nos quieren llevar. Acaso un par de escenas puedan divertirnos y si no se vuelve tediosa es nada más porque uno está esperando ver qué nueva sorpresa nos espera. La curiosidad de descubrir qué tan mala puede llegar a ser.

Tom Cruise hace un buen papel y se nota que se está divirtiendo (o que al menos lo intenta), lo mismo Russell Crowe (quien, oh sorpresa, interpreta al doctor Henry Jekyll). Hay un intento por hacer algo decente de parte del elenco, pero todos están atrapados como en una maldición: la de hacer dinero. ¿Y cómo planean hacerlo? Pues con el mentado “Dark Universe”. Los planes de Universal son traer a todos sus monstruos clásicos de regreso (Drácula, El Hombre Invisible, El Fantasma de la Ópera, etcétera), en diversas películas conectadas entre sí, al más puro estilo de las cintas de superhéroes recientes. La idea, ya desde su concepción, suena a que es una estupidez. Pero Universal ya hasta anunció nombres como Johnny Depp y Javier Bardem para participar en el proyecto, fechas de estreno y toda la cosa. Es por eso que meten elementos como Jekyll en “La Momia”, aspectos que sólo entorpecen más la cinta.

Ya habían hecho un intento con “Dracula Untold” (2014), pero la cinta resultó tan mala que decidieron cancelar todo. El asunto con “La Momia” ahora es muy similar, pues dado el fracaso, no sólo con la crítica, sino taquillero, se le augura una posible cancelación más al “Dark Universe”. De ser así, Universal debe aprender la lección: si hacen las cosas sólo por dinero, nada bueno puede salir. ¿Acaso James Whale, Boris Karloff y Bela Lugosi querían ser éxitos taquilleros? Al menos en sus inicios no, ni la industria estaba tan mecanizada, ni era tan masiva como ahora. El resultado fueron grandes joyas, íconos no sólo del cine sino de la cultura en general. Ya están muy lejos de esos tiempos, lo que deberían hacer son cintas para divertir, aprovechando el elenco y recursos que tienen. Yo preferiría que mejor pasaran a otros ámbitos y dejaran a sus monstruos en santa paz.

El dato
>  Director: Alex Kurtzman.
>  Elenco: Tom Cruise, Annabelle Wallis, Sofia Boutella, Jake Johnson, Courtney B. Vance, Marwan Kenzari, Javier Botet, Russell Crowe.
>  Género: Terror / Acción.
>  Clasificación: B
>  Duración: 110 minutos