El guatemalteco sufrió un infarto que en cuestión de segundos le causó el deceso. Foto: Especial
Voceros policíacos informaron que alrededor de las 08:30 horas se recibió una llamada de auxilio indicando que en la Posada del Peregrino se encontraba una persona desvanecida.

TORREÓN.- En el momento en que desayunaba acompañado por otros indocumentados, un guatemalteco sufrió un infarto que en cuestión de segundos le causó el deceso.

La muerte del centroamericano Alabilio Morales Boteo, de 60 años,  ocurrió en el interior de la “Posada del Peregrino” a temprana hora de este sábado.

Voceros policíacos informaron que alrededor de las 08:30 horas se recibió una llamada de auxilio indicando que en la Posada del Peregrino se encontraba una persona desvanecida.

Indicaron que al lugar, ubicado en la colonia Nueva California, acudieron ambulantes de la Cruz Roja quienes intentaron auxiliar a la víctima, pero ya no le apreciaron signos vitales.

El agente del Ministerio Público de Homicidios acudió a dar fé de lo ocurrido y manifestó que  el cuerpo quedó en el área del comedor, tendido en el piso y no se le apreciaron huellas de violencia.

Mencionaron que el ahora occiso ingresó a esa casa de ayuda al migrante, el día 22 de este mes y que llegó con problemas respiratorios y probablemente del corazón.

El representante social dispuso el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo) para la práctica de la  necropsia y los trámites funerarios y migratorios que sean necesarios.