El mes pasado recomendamos en este espacio de cine en casa, el estreno en la plataforma de Netflix de la película basada en una historia real titulada “I am Michael”, de Justin Kelly.

Esto en coincidencia con el estreno a través de la señal de HBO de la serie televisiva “The Deuce”, ambas protagonizadas por el actor James Franco, la primera de un activista homosexual que “es curado” por una experiencia religiosa para convertirse en pastor cristiano, y la segunda y actualmente en transmisiones en un doble papel de una de las tantas historias sobre un área de Nueva York denominada justo como “The Deuce” en donde durante los años 70 proliferó la pornografía y la prostitución y los personajes que interpreta Franco administran un bar de anterior giro gay para la mafia que imperaba por aquellos años en este circuito.

Precisamente en el contexto que maneja dicha serie en la ficción es en donde inicia la historia de un no menos recomendable largometraje del género documental que la semana pasada se estrenó en la mencionada plataforma de Netflix titulado “La muerte y vida de Marsha P. Johnson”, de David France, mismo que nos acerca al misterio que tras 25 años de su muerte prevalece sobre la activista afroamericana transgénero Marsha P. Johnson a partir de la determinación de una activista, también transgénero, actualmente en funciones en la misma ciudad de Nueva York llamada Victoria Cruz para conocer los detalles de ese deceso que oficialmente se decretó como suicidio, pero con muchas inconsistencias dentro de la misma investigación policiaca.

Es así como del 6 de julio de 1992, fecha en que el cuerpo de Marsha es encontrado sin vida flotando en el Río Hudson, nos pasamos a los inicios de Marsha, nacida como Malcolm Johnson, como una de las únicas activistas transgénero que participaron en el emblemático movimiento de Stonewall de Nueva York en junio de 1969 que dio como resultado la oficialización del movimiento de orgullo lésbico, gay bisexual y transgénero (LGBT) que se propagó a nivel mundial y se mantiene hasta la fecha … aunque para no ir tan lejos en nuestra misma entidad un Foro de Diversidad que se llevó a cabo en esta ciudad capital en estos días confirma que, por desgracia, los crímenes de odio hacia esta comunidad, y en mayor medida a los transgénero, en lugar de disminuir se han incrementado.

Lo que hace destacar este trabajo documental por sobre otros del mismo tema es, primero que nada, que poco o prácticamente se sabía de la existencia de este personaje que por su parte, y en conjunción con otra activista de origen en su caso hispano de nombre Sylvia Rivera fueron de las pioneras de la primera asociación dedicada a apoyar a la comunidad transgénero de Nueva York, en este tipo de crímenes en su contra a inicios de la década de los 70’s, denominada STAR, dado que confirmaron que por desgracia dentro de la misma agrupación LGBT eran de manera literal tratados como la última letra de esta denominación y por tanto, dentro de su mismo “equipo” eran los últimos a los que se atendía al grado de verse como “apestados”.

Por el otro, a nivel narrativo, y en una forma similar a la que la documentalista mexicana Yulene Olaizola conformó su largometraje “Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo”, del 2008, fusionando el género del thriller de la investigación de su deceso con material de archivo del tema.

Comentarios a: alfredogalindo@hotmail.com
Twitter: @AlfredoGalindo