Ilesa. La mujer salió corriendo con lo que alcanzó a cargar; que no era mucho. / JETZA MÚZQUIZ
Olor a quemado la despierta y se salva de morir calcinada lograron extinguir la lumbre que consumió en su totalidad colchones, muebles y ropa que encontró a su paso

Alejandra despertó por el olor a quemado tan intenso que percibió a temprana hora, y se encontró con que su domicilio estaba en llamas.

La mujer apenas tomó unas pertenencias, en su mayoría ropa, antes de salir a la calle para esperar la llegada de los cuerpos de emergencia, que fueron alertados  en la Pueblo Insurgente.

A las 07:20 horas Alejandra Ortiz vio como ardía el hogar que compartía con su hermano, en Emiliano Zapata 794.

El domicilio, que comprende una gran cantidad de habitaciones, la mayoría en desuso, es usado también por pandilleros para drogarse e ingerir bebidas embriagantes.

Los elementos del Cuerpo de Bomberos batallaron por algunos minutos, pero al final lograron extinguir la lumbre que consumió en su totalidad colchones, muebles y ropa que encontró a su paso.

DROGADICTOS

De acuerdo a los vecinos, sospechan que el fuego pudo ser provocado por las personas que utilizan el inmueble para intoxicarse, en un intento por que el lugar quede abandonado para poder usarlo a sus anchas.