Con broche negro ha cerrado 2019 la Selección Nacional y, aunque haya sido un equipo alternativo de futbolistas y pese a terminar ganando, se dio la noche más oscura de la era de Gerardo Martino; incluso, más que aquella en San Antonio, donde Argentina los masacró 4-0.

Un equipo sin idea, mimetizado por el rival y sin encontrar soluciones por una simple razón: a este grupo de futbolistas que aparecieron en la cancha de La Bombonera le faltó trabajo, parecen no entenderse, pero no sacaron su calidad ante la debilidad isleña, lo que provocó un encuentro con muy poca calidad, vergonzoso para la Selección Mexicana, que recibió a un equipo ubicado en el sitio 168 del ranking de la FIFA.

Mientras Bermudas preparó su partido seriamente y hasta se le notó adaptado a los dos mil 667 metros de altitud sobre el nivel del mar de Toluca, los mexicanos cambiaron absolutamente a toda la alineación, menos Edson Álvarez y Héctor Moreno, quienes jugaron el partido anterior en Panamá, el viernes, el cual ganaron 3-0 sin mayores dificultades. A esto, debió sumarse la típica actitud de soberbia, cuando en casa tienen frente a ellos a un equipo que solamente bien ordenadito les hizo pasar anoche un episodio vergonzoso.

El resultado es lo de menos, la victoria es sin sabor y habrá un lapso preocupante para volver a la actividad. Si consiguen rival habrá partido en febrero en Las Vegas, pero hoy no lo tienen, porque no fueron capaces de cerrar a Islandia. Si no encuentran adversario, serán cuatro meses de parón para un equipo que —en la renovación generacional— lo que requiere es trabajo, entendimiento y la capacidad de comprender que son seleccionados nacionales.

En caso de no jugar en el segundo mes de 2020, volverán hasta finales de marzo, cuando enfrenten a Costa Rica en las semifinales de la Liga de Naciones, seguramente en Estados Unidos. Esa Fecha FIFA se completaría con un duelo contra Holanda, rival de verdadera calidad.

Hoy, el “Tata” no debe dormir tranquilo, ya que esto se salió totalmente de lo planificado. La imagen de resultados exitosos que tuvo en 2019 palideció, porque —pese a la victoria y recordando palabras de Jorge Vergara, que en paz descanse—, pero a la inversa: “México ganó, pero perdió anoche”.

Porque éste fue un duro golpe para el proyecto, y lo peor es que la oscura noche de Martino se dio en un mal momento, justo cuando vendrán varios meses sin actividad y las dudas aparecerán.

Twitter: @gvlo2008