Tomada de Internet
De ser exitoso el próximo año realizaría una alternativa de la patada corta

La NFL experimentará con una alternativa a la patada de despeje corta durante el Pro Bowl del domingo, una indicación de que la liga sigue considerando la opción a pesar de que fue rechazada por los dueños el año pasado.

Como en años previos, no habrá patadas de salida en el Pro Bowl. El giro este año es que los equipos tendrán dos opciones después de anotar.

La primera, es entregar el ovoide de regreso al oponente, que iniciaría su avance en la yarda 25. La nueva, segunda opción, serviría como sustituto a la patada corta. Permitiría ejecutar una jugada adicional desde su propia yarda 25.

Si el equipo que anotó consigue al menos 15 yardas, retiene la posesión. En caso contrario, el oponente toma la posesión en el punto donde quedó el ovoide. Esencialmente, se trata de una jugada de cuarta y 15.

Las patadas cortas han sido más difíciles de recuperar desde que la NFL cambiara las reglas de la patada de salida en el 2018. Entre otros cambios, la liga prohibió a los jugadores poder arrancar su carrera antes de patearse el ovoide. Las patadas cortas recuperadas por el equipo que pateó cayeron a un nivel históricamente bajo, de alrededor del 21 por ciento hasta el 2017, a un 7.7 por ciento en el 2018 y 12.9 en el 2019.

Los Broncos propusieron un cambio de regla similar el invierno pasado, pero los dueños votaron en contra en marzo. La NFL no siempre adopta cambios a las reglas en el Pro Bowl, pero la presencia de la alternativa a la patada corta es una indicación de que al menos a algunos dentro de la liga les gustaría verlo en acción.

Además, este año, los oficiales del Pro Bowl recibirán instrucciones respecto a un estándar nuevo para arranque en falso de receptores que estén detrás de la línea de golpeo. No será castigo si el receptor se mueve o levanta un pie del suelo, siempre y cuando logre volver a asumir su posición y mantenerla por un segundo, y/o, mantenga un pie sobre el suelo.