Gates compara a la pandemia con la Segunda Guerra Mundial y explica cómo las innovaciones tecnológicas serán indispensables para vencer la crisis.

Bill Gates, cofundador de Microsoft, publicó en su blog y en un artículo del Washington Post su opinión sobre la crisis del coronavirus y qué acciones deberían tomarse para poder reabrir la economía sin el aumentar el riesgo a nuevas olas de contagios.

El magnate explica que la pandemia de COVID-19 es como una guerra mundial, pero todos estamos del mismo lado y combatiendo al mismo enemigo. Para derrotarlo, la gente modificó su estilo de vida y no se sabe hasta cuándo se podrá regresar a la normalidad.

También reflexiona sobre las acciones de los gobiernos, que algunos han descrito como exageradas. Gates menciona que no es así, pues han sido indispensables para detener la transmisión del virus. “El cambio nos permitió evitar muchas millones de muertes y sobrecargar de manera extrema los hospitales, pues esto hubiera provocado un incremento de muertes por otras causas”, explicó.

Aborda las preguntas más comunes sobre el coronavirus, entre ellas la duda sobre si es una enfermedad estacional, cuál es el papel de los asintomáticos en la transmisión, por qué los jóvenes tienen menos probabilidades de enfermar gravemente, cuáles son las actividades más riesgosas y quién es más susceptible a la enfermedad.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya respondió algunas de estas interrogantes, Gates insiste en que no tendremos datos más seguros hasta el final del verano, pues centros de estudio en todo el mundo se encuentran investigando. “Nuestro conocimiento de la enfermedad nos ayudará con herramientas y políticas. Hay un número de aspectos clave que aún no entendemos”.

Con su fundación, Gates apoya desde hace años la investigación y creación de tratamientos y vacunas para otras enfermedades que afectan a los países en vías de desarrollo como el VIH, malaria, tuberculosis, polio, neumonía, ébola, SARS y zika. El 15 de abril anunció la donación de 150 mil millones de dólares para ayudar a estas naciones.

Opina que, para vencer al virus, se necesita innovar. “Durante la Segunda Guerra Mundial, una sorprendente cantidad de innovación, incluyendo radares, torpedos confiables y el descifrado de códigos, ayudaron a terminar con la guerra más rápido. Será igual con la pandemia. La divido en cinco categorías: tratamientos, vacunas, pruebas, rastreo de sospechosos y políticas para reabrir”, escribió. 

Posteriormente, profundiza en cada apartado: qué tipo de tratamientos hay hasta el momento, cómo se están desarrollando las vacunas, cuánto tiempo tomarán, por qué es importante la realización masiva de pruebas y el posterior rastreo de contactos, y qué necesitan los países para reabrir y por qué será una tarea complicada.

También habla sobre cómo el mundo no estaba preparado para una enfermedad respiratoria de esta magnitud y menciona su TED Talk del 2015. Este video y sus declaraciones han provocado que le acusen de ser parte de una conspiración que creó el virus para apoderarse del sistema de salud global.  

Sus propuestas e ideas llegan a ser contrarias a medidas impuestas por ciertos países -como México, que no realiza pruebas masivas, o Suecia, que se ha mostrado reacia a implementar una cuarentena. O concuerdan con advertencias de expertos, como el Centro de Ética Edmond J. Safra de la Universidad de Harvard, el cual insiste en la aplicación de pruebas y el rastreo de posibles infectados.

Finalmente, vuelve a comparar esta crisis con la guerra y puntualiza que este evento “definirá nuestra era. Nadie que vive una pandemia la olvidará. Y es imposible exagerar el dolor que la gente está sintiendo ahora y continuará sintiendo por los siguientes años”.