“...todo lo que el hombre puede ganar al juego de la peste y de la vida es el conocimiento y el recuerdo...”

Por: Guillermo Fadanelli

La Peste, de Albert Camus, es ideal para otear el desenfreno que despierta en una comunidad la amenaza de una pandemia. La novela se sitúa en Orán, Argelia, y el protagonista, un médico de nombre Bernard Rieux, tropieza una mañana de abril con una rata muerta en el rellano de la escalera al salir de su habitación. Después de que miles de ratas han muerto, los humanos comienzan a seguir la misma suerte, hecho que despierta el miedo de la población y obliga a las autoridades a tomar medidas drásticas hasta que la coherencia y el respeto a la libertad son pasadas por alto. Cuando el terror al contagio cunde en una comunidad sus autoridades, quizás azuzadas por el ansia de muerte y el terror de sus coterráneos empiezan, también, a cometer actos delirantes y desproporcionados. Las interpretaciones a la novela de Camus, pueden diferir o contradecirse, pero mi lectura no ha dejado pasar el hecho de que las desgracias, por ridículas o insignificantes que sean, no dejarán de provocar la malicia y ventaja de los oportunistas, desde los asaltantes y timadores de las víctimas hasta la puesta en marcha de la represión y el confinamiento de los habitantes por parte de cualquier poder ansioso de decretar la salud física universal. (...)

Albert Camus

Editorial De Bolsillo

288 pp

2012