Tomada de Facebook de sitio oficial MiSeleccionMX
Una avería en una llanta de su avión fue la causa por la que el equipo mexicano llegó a las 5:00 horas de la mañana a su destino para el juego del domingo

La Selección Mexicana tuvo un retraso de 15 horas para poder llegar a Charlotte, Carolina del Norte, donde tendrá su último compromiso de la fase de Grupos de Copa Oro.

El equipo llegó alrededor de las 5:00 horas de la mañana de este viernes, cuando en teoría debían llegar por la tarde del jueves.

El vuelo del equipo mexicano se tenía programado para salir alrededor de las 14:00 horas de Denver, Colorado, y llegar a eso de las 19:00 horas a Charlotte, pero una descompostura en una llanta del avión retrasó el traslado cerca de 15 horas.

 

Según informes indican que el Tri tuvo que esperar al avión que traslado a los equipos de Cuba y Canadá, terminara su itineratrio de Charlotte a Denver para poder usarlo, ya que la aeronave asignada al conjunto azteca no pudo ser reparada.

Aunque el vuelo charter fue pagado por la Concacaf y los organizadores de la Copa Oro. La demora también afectó al representativo de Martinica, pues también fue trasladado en el mismo vuelo y también debió modificar sus horarios de entrenamiento.

Los planes de Gerardo “Tata” Martino era poder entrenar este viernes por la mañana, con miras a la afinar la estrategia que llevará a cabo para enfrentar al equipo de Martinica.

 

Además quería ver de cerca los casos de Erick Gutiérrez y Rodolfo Pizarro, pues debido a lesiones podría estar en duda su continuación en la concentración mexicana.

Por eso se espera que sea hasta la tarde de este viernes cuando finalmente el equipo pueda tener una práctica.

Luego de su victoria del pasado miércoles, Gerardo Martino destacó el accionar de Andrés Guardado, y aclaró que es un referente del equipo.

“Estoy conforme con el proceso que hemos hecho hasta ahora”, dijo el estratega en rueda de prensa luego del triunfo de 3-1 de México sobre Canadá en la Copa de Oro 2019, y agregó que “tal como nos imaginamos fue un partido difícil, pero lo resolvimos muy bien”.

Agregó que con medio año de trabajo y unos 30 entrenamientos está conforme con el equipo, sobre todo en el aspecto ofensivo, donde tienen media de tres goles por partido.

“Nadie puede pretender que con seis meses de estar al frente de una selección y con treintena de entrenamientos estemos bien, pero sí estoy conforme. El equipo tiene una media de tres goles por partido”.