Foto: Especial
Aunque dijo que no se trataba de una represalia económica, el mandatario advirtió que era una "retribución" por la forma en que lo habían maltratado durante la campaña electoral

Miami.- La Sociedad Interamericana de Prensa mostró su preocupación por la aparente represalia contra la prensa brasileña que adoptó el presidente Jair Bolsonaro, tras firmar un decreto al que calificó de "retribución" a los medios de comunicación por la forma que lo maltrataron en la campaña electoral.

Bolsonaro firmó esta semana la medida provisional 892 que reforma la Ley de Sociedades de Brasil de 1976. El decreto suspende la obligatoriedad de las empresas que cotizan en bolsa a publicar sus balances corporativos en medios de circulación nacional, y establece que solo se publiquen en sitios digitales oficiales, entre ellos, el de la Bolsa de Valores de Brasil.

En un discurso en Sao Paulo, Bolsonaro criticó a los medios por faltar a la verdad y pese a que dijo que no se trataba de una represalia económica, advirtió que era una "retribución" por la forma en que lo habían maltratado durante la campaña electoral. Agregó, con sarcasmo, que esperaba que el periódico "Valor Econômico sobreviva a la medida provisional de ayer", criticando al medio por haber opinado que su política económica era igual a la de la ex presidenta Dilma Rousseff.

Bolsonaro dijo que "fue elegido sin televisión, sin tiempo de fiesta, sin recursos, casi todos los medios se burlaban de nosotros todo el tiempo" y que lo tildaron de racista y fascista, por lo que "ayer correspondí en parte a lo que la mayoría de los medios me atacaron".

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, directora de El País, Cali, Colombia, manifestó su preocupación por los fundamentos esgrimidos por el presidente Bolsonaro para adoptar una política de Estado. "Lamentamos que se antepongan intereses políticos, partidistas y personales para contrarrestar la crítica, la opinión y la información, derechos que la prensa y los ciudadanos tienen en una sociedad democrática".

Domínguez agregó que "podría entenderse como parte de la tensión natural entre medios y poder político, que presidentes y funcionarios amenacen, desacrediten o estigmaticen a periodistas y medios, pero que tomen venganzas concretas como la de Bolsonaro es de suma gravedad para el ambiente de libertad de prensa que debe reinar en un país democrático".

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, director del portal mexicano La Silla Rota, criticó que el decreto sobrevalore los sitios de internet gubernamentales por sobre los medios de comunicación. 

"Los sitios oficiales son consultados por expertos y gente interesada en los temas, pero no cumplen el papel de informar a los ciudadanos". Agregó que "lo que está en juego aquí es el derecho del público a saber y el nivel de transparencia que el gobierno tiene el deber de cumplir y hacer cumplir".

La nueva medida comenzará a regir en las próximas semanas. El martes fue publicado en el Boletín Oficial nacional. Valor Econômico, especializado en economía y perteneciente al Grupo Globo, es uno de los medios más afectados.

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental; y tiene sede en Miami, Estados Unidos.