Rigo Adame se hizo popular en Ciénegas por deambular en las calles, piropear a las muchachas y pedir una moneda para comprase una coca o un cigarro; padecía de su discapacidad intelectual. Semanario nos presenta su historia y su inesperado desenlace ...