Primer acto.

Aparece una vaca con la camiseta del Santos Laguna: “No hagan a mi excremento responsable del cambio climático. ¿Qué tanto pueden afectar a la Comarca Lagunera 218 mil vacas y sus gasecillos de efecto invernadero? (El Financiero: 11-03-14)” 

Sale la vaca, moviendo sus amplias caderas, y aparece Barak Obama disfrazado de Robocop ante el temor de ser confundido por ISIS como  cerebro del terrorismo internacional y expresa: “Somos la primera generación que padece los impactos del cambio climático pero también la última que pueda hacer algo para revertirlo”.

Una mujer le increpa: “No se haga loco, Obama. El cambio climático representa una crisis moral porque cada vez que los gobiernos de las naciones opulentas se muestran incapaces de actuar, el mensaje que mandan es: nosotros, en el norte global, estamos poniendo nuestro confort inmediato y nuestra seguridad económica por delante del sufrimiento y la supervivencia de los pueblos más pobres y vulnerables de la tierra”. 

Desde gayopa, una voz dice: ¿Y nuestros lecheros, qué?

Segundo acto.

Un godínez disfrazado de diputado federal expresa: “Con la Ley de Transición Energética, en discusión en la Cámara de Diputados, México refrenda su compromiso internacional para mitigar los efectos del cambio climático, al fortalecer la producción de energías limpias y la reducción en la emisión de gases tóxicos”.

Emocionadas aplauden, Greenpeace, CEMDA, Heinrich Böll , GFLAC, Inteligencia Pública, Red Ambiental Mexicana, Fundar, ProNatura y Tlalocan Alliance. 

Tercer acto.

Aparecen seis hombres vestidos con traje Stuart Hughes, corbata Hermes y zapatos Louis Vuitton, que a coro expresan: “Los industriales de México expresamos nuestra preocupación por los términos en los cuales fue aprobado el dictamen de la iniciativa de Ley de Transición Energética porque afecta la competitividad y el crecimiento del País”. 

Crispados, tensos aplauden, Concamin, Canacintra, Canacero, Caintra Nuevo León, Cámara de Industriales de Jalisco, Camimex, CANAINTEX y la Asociación Nacional de Química. 

Otra mujer les espeta: “No jodan señores. ¿Desde que día les valió madres México? (¿O la Laguna?, interfiere el de gayopa) ¿Ya se les olvidó que  el gran empresariado se benefició en 2015 por la cantidad de 532 mil millones de pesos por tasas diferenciadas, exenciones, subsidios, créditos fiscales, condonaciones, facilidades administrativas, estímulos fiscales, deducciones autorizadas, y regímenes especiales, etc. Y que en 2016 será por 565 mil millones adicionales. 

El de gayopa insiste: “¿Y nuestros lecheros, qué? O, ¿la vaca nunca dijo ‘mú’?”