‘Milagro’. La venta de productos para bajar de peso toma auge los primeros días del año. HÉCTOR GARCÍA
Los vendedores de dichos productos prometen beneficios inmediatos o alternativas que implican ingerir constantemente fármacos y tés

Pastillas, gel chupapanza, hierbas, licuados, suplementos y un sinfín de “productos milagro” para bajar de peso se ofertan en los mercados de Saltillo, tras concluir el maratón “Guadalupe-Reyes”, que dejó kilos de más a cientos de saltillenses.

Estos “productos milagro” se exhiben como medicamentos o tratamientos en tianguis, mercados y calles del primer cuadro de la ciudad, sin embargo, carecen de permisos sanitarios y fiscales, incumplen controles de calidad, y además se desconocen los ingredientes que contienen y su procedencia.

Los vendedores de dichos productos prometen beneficios inmediatos o alternativas que implican ingerir constantemente fármacos y tés, sin considerar las consecuencias, pues los productos que a menudo ofrecen soluciones rápidas y drásticas para quienes las consumen, también ponen en riesgo la salud.

La oferta de los múltiples productos con un costo de entre 65 y 350 pesos, coloca hasta una docena de fórmulas en manos de saltillenses, en su mayoría mujeres de entre 25 y 45 años de edad, cada día, sin que las autoridades sanitarias realicen las verificaciones que se requieren.

“La gente los busca más ahora que inicia el año, pues con el propósito de hacer todo para adelgazar, entre los favoritos de las mujeres son las pastillas y las pomadas; la gente más grande prefiere los licuados o suplementos para no solo bajar de peso, sino tener energía”, comentó Aracely Bárcenas, una de las comerciantes.

La entrevistada señaló que dichos productos son traídos de la ciudad de México y Monterrey como parte de la mercancía más solicitada durante los primeros tres meses del año y generadora de un ingreso diario de entre 500 y mil pesos para los vendedores.