Grave acusación. Según el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la CNDH, en el penal de Saltillo hay autogobierno. Foto: Omar Saucedo
Mientras que la CNDH asegura que existe autogobierno en 3 cárceles de Coahuila, el Secretario de Gobierno lo niega, aunque Pastoral Penitenciaria agrega que la tortura es el pan de cada día en reclusorios estatales

Saltillo.- Dentro del penal de Piedras Negras entre 2009 y 2012 habrían sido asesinadas más de 150 personas —entre civiles y miembros del crimen organizado— y sus restos quedaron esparcidos en el río San Rodrigo. 

No había pasado mucho tiempo de esa masacre cuando 129 reos del cártel de los Zetas en 15 minutos se escaparon a través de un túnel de 7 metros cuya entrada estaba por el taller de carpintería y tenía salida en dirección a un lote baldío. Esa fue la segunda fuga más grande durante el sexenio de Felipe Calderón y una de las primeras crisis que enfrentaba el Gobierno local ya encabezado por Rubén Moreira. 

En esos días fuentes cercanas a la investigación revelaron a VANGUARDIA que la megafuga estaba preparada para ser “la más grande del siglo”, pues los prófugos planeaban realizar una fuga masiva en otros penales, por lo que las autoridades iniciaron rápidamente intensos operativos en el resto de las cárceles. 

Entre los prófugos se encontraban 86 que purgaban condenas por delitos del fuero federal por lo que las autoridades no dudaron en ofrecer recompensas por hasta 200 mil pesos por cualquier tipo de información que llevara a su captura.

De que hay autogobierno yo le aseguro que hace 3 ó 4 años no hay. Eso era en 2010-2011”
Víctor Zamora, secretario de Gobierno

Unos meses después, el 1 de abril de 2013, Antonio Castillo Juárez era designado como el nuevo director del Centro de Reinserción Social de Piedras Negras y 17 días después fue asesinado a tiros por un grupo de civiles armados que lo siguió al salir del penal. 

Era tal el control del bando criminal sobre el Cereso de Piedras Negras, que le permitía a Omar Treviño Morales “El Z-42”, esconderse en su interior cuando la Marina realizaba operativos para capturarlo, según publicara recientemente la revista Proceso.

Además, en el interior de esa prisión los Zetas fabricaban sus uniformes y clonaban la “ropa táctica” de los militares. También modificaban la carrocería y pintura de  vehículos robados.

Etapa negra. El Cereso de Piedras Negras es el peor calificado por la CNDH. Foto: Archivo

La crisis de gobernabilidad en el reclusorio era cada vez más grande. El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) evaluaba a partir de 2011 la seguridad e integridad física de los internos, estancias dignas, gobernabilidad, reinserción social de los reos y grupos de internos con requerimientos específicos. 

En 2011 los penales coahuilenses obtuvieron una calificación de 5.21; en 2012 subió a 6.01; en 2013 cayó nuevamente a 5.17 puntos; en 2014 incrementó a 6.30;  y en 2015, el resultado más reciente se logró ubicar en 7.20, un puntaje que coloca a Coahuila entre las 6 mejores evaluadas en el país sólo después de Guanajuato, Aguascalientes, Baja California, Chihuahua y Tlaxcala, respectivamente. 

CNDH: Tres cárceles con autogobierno

Los últimos resultados del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015 revelan que en los centros penitenciarios varoniles de Saltillo, Torreón y Piedras Negras, prevalece el autogobierno entre los reos. 

En las cárceles varoniles de Piedras Negras y Saltillo también indican la insuficiencia de personal y la falta de capacitación del personal penitenciario, aunada en este último penal ?las actividades ilícitas?. 

‘Poco y malo’. La CNDH indica que en el penal de Saltillo no hay suficiente personal y el que existe está poco capacitado. Foto: Archivo

Sin embargo, Víctor Zamora Rodríguez, secretario General de Gobierno niega que exista un poder absoluto entre los internos, aunque reconoce que lo hubo años atrás. 

“De que hay autogobierno yo le aseguro que hace 3 ó 4 años no hay. Eso era en 2010-2011… a eso nosotros le llamamos a que alguien de adentro gobierne qué es lo que se hace y diga quién manda, quien diga sus disposiciones. A veces entendemos el autogobierno como que alguien trabaja en diversas actividades. 

Para evitar que ocurra lo mismo que pasó en el penal de Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León el 11 de febrero pasado donde murieron 49 internos y 12 resultaron heridos tras un enfrentamiento entre grupos rivales de la delincuencia organizada, Zamora Rodríguez insiste en que la gobernabilidad en Coahuila es distinta y todo se basa en el orden y la supervisión. 

“A las 18:00 horas se sirve la cena, a las 18:45 se les pasa lista y a las 19:00 ya están todos los internos encerrados en sus celdas. No hay un preso después de esa hora que esté en otro lado. Los autogobiernos es lo que provocan; en Coahuila la autoridad es la que manda, en el momento en el que aflojes la vigilancia, cedas espacios o empieces a vender privilegios, en ese momento se acabó la seguridad penitenciaria. Con nosotros no va a encontrar una celda de lujo, pantallas gigantes ni nada de eso?, aseguró.

La verdad está tras las rejas; envuelven claroscuros a penales de Coahuila 

 

Ejemplo. El penal femenil de Saltillo es el mejor calificado, según el Diagóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de 2015

 A mediados de junio pasado los responsables de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Saltillo denunciaron que algunos internos habrían sido víctimas de tortura en las cárceles coahuilenses. 

“Algunos son sometidos a choques eléctricos en diferentes partes del cuerpo, golpes y son obligados a hablar en un volumen de voz más alto cuando reciben visita de parte de sus familiares. Las diferentes formas de tortura a la que son sometidos incluyen también la falta de comunicación con su familia; incluso, algunos de ellos han señalado que sostienen una conversación telefónica con sus familiares durante tres minutos al mes. En cambio, otros han sido aislados desde hace meses y no les han permitido recibir la visita familiar a la que tienen derecho”, denuncia. 

Pastoral Penitenciaria se encarga del acompañamiento espiritual de los internos y no de llevar un registro de cuántos casos de tortura han ocurrido en los últimos años. 

La noticia toma por sorpresa al Secretario General de Gobierno, pero inmediatamente lo niega. Dice que durante las visitas semanales que realiza personalmente, los reos no le han informado de algún tipo de castigos que se apliquen adentro.

“Falso. Es mentira y Dios nos dice que no echemos mentiras. Hay quien busca lograr algún privilegio diciendo eso y la verdad es que no hay nada. El Día del Padre les hicimos un festejo que nunca se había hecho, ese día en cada centro penitenciario les hicimos comida con algunos pasteles enormes para todos, llevamos comediantes y un conjunto musical. No se puede hacer eso si no tienes la confianza de que va a pasar algo ahí”, asegura Zamora Rodríguez. 

Al principio batallábamos cuando quisimos contratar a comediantes de Nuevo León porque nos preguntaban que dónde sería y al responder que el lugar sería en el Cereso de Piedras Negras o Torreón, se negaban; les explicábamos que Coahuila no era Nuevo León porque aquí es otra cosa y no quisieron. Esa vez llevamos a ‘La Sombra de Juan Gabriel’, comediantes y todo ha sido muy diferente”, remarca.

Tocar fondo en el infierno

Los penales coahuilenses tocaron fondo con la megafuga de delincuentes en 2012. Pese a la recompensa que las autoridades ofrecieron a la comunidad por la información que llevara a su captura hasta mediados de enero del año pasado, la Procuraduría de Justicia local había informado que los Gates detuvieron en Piedras Negras a Luis Antonio Sotelo Guerrero, de 41 años. 

Sotelo formaba parte de los Zetas en ese municipio fronterizo y era ubicado como el objetivo 96 de los 129 prófugos. Otros reos que también han sido recapturados son: Israel Cerda Montenegro, Néstor Daniel Valderrama, Ángel López Iracheta, José Aranda Hernández y Marcos Mendoza García. 

“Hay todavía aproximadamente 30 que están fugitivos pero nosotros les estamos siguiendo la huella. Muchos de ellos pensamos que ya no viven… Ellos sirvieron de carne de cañón a la delincuencia organizada y algunos, pensamos que ya no viven porque hemos ido a las casas con sus familias y nos responden que desde hace mucho no tienen noticias de ellos”, detalla el Secretario de Gobierno. 

Según los reportes periodísticos, algunos de los prófugos fueron abatidos por la Marina en Nuevo Laredo, Tamaulipas; otros fueron detenidos en San Luis Potosí. 

“La gente nos dice: ‘la mayoría estaba en Tamaulipas y ya no volvió’. Sin embargo, nosotros seguimos buscándolos, en vacaciones hemos puesto vigilancia cerca de su casa, en Navidad, en el Día de la Madre… A pesar que han interrogado a padres, madres, esposas, hijos, amigos de los prófugos aseguran que desde esa fecha de la fuga no tiene noticias. 

—¿Hay temor que en los traslados de otras cárceles lleguen algunos reos que rompan con la paz o el orden de los penales coahuilenses?, se le cuestionó.

“Nos pueden mandar al que sea, las reglas en Coahuila son muy diferentes. Nos pueden mandar al más peligroso, pero las reglas aquí son distintas porque aquí no habrá privilegios? aquí se les va a tratar con un estricto respeto a los derechos humanos”, responde seguro Zamora.

El cambio 

Todas las noches el Gobernador recibe un informe que incluye la cantidad de internos de cada centro, los ingresos y  liberados. 

Según Víctor Zamora los centros penitenciarios tienen una dinámica de trabajo, de capacitación, y distracción para ellos pues tienen la visita de pastores evangélicos, sacerdotes y buscan diversas actividades para que se desarrollen dentro de los grupos de organización operativa. 

Foto: Archivo

CALIFICACIONES

De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, el Centro Penitenciario Femenil de Saltillo es el mejor calificado al lograr un puntaje de 8.45. El único señalamiento que realiza es la clasificación entre procesadas y sentenciadas, así como la insuficiencia en los programas para la prevención de adicciones y de desintoxicación voluntaria. Hasta el 20 de octubre había una población de 65 internas. 

El segundo mejor evaluado es el penal varonil de Torreón con 7.26 puntos y tiene una población de 754 reos. Cuando los visitadores de la CNDH realizaron las inspecciones determinaron que hacía falta la separación entre hombres y mujeres, autogobierno, clasificación entre procesados y sentenciados y realización de actividades laborales.

El tercer mejor evaluado fue el Centro de Reinserción Social de San Pedro con 7.19 puntos, actualmente cuenta con una densidad de población de 106 internos y la CNDH evidenció la falta de servicios para mantener la salud de los internos, pidió mayor atención a internos en condiciones de aislamiento, solicitó mayor capacitación del personal penitenciario, así como prestar mayor atención a internos pertenecientes a la diversidad sexual y alertó de los pocos programas para la prevención de adicciones y de desintoxicación voluntaria.

En cuarto lugar se ubica el reclusorio varonil de Saltillo, que logró una calificación de 6.95 y cuenta con una población de 757 internos. Según el diagnóstico de la CNDH existía hacinamiento hasta 2015, insuficiencia en los programas para la prevención y atención de incidentes violentos, falta en los procedimientos para la remisión de quejas de probables violaciones a los derechos humanos. También hicieron énfasis en que se atendiera la falta de personal penitenciario, autogobierno, actividades ilícitas y falta de capacitación a los custodios. 

El penal femenil de Piedras Negras cuenta con una población de apenas 56 reclusas a las que hace poco el Secretario General de Gobierno les entregó cinco pantallas planas que fueron instaladas en áreas comunes como: comedor, biblioteca, u otras donde ellas estuvieran cómodas para ver sus programas de televisión favoritos. 

Finalmente la cárcel varonil de Piedras Negras obtuvo la más baja calificación que lo posicionó con 6.5 puntos y una población de 677 reclusos. Los resultados de los visitadores de la CNDH indicaron que durante las inspecciones había sobrepoblación, hacinamiento, faltaban servicios para mantener la salud de los internos y era necesario poner mayor atención a internos en condiciones de aislamiento... además de autogobierno.

Hasta el 20 de octubre la Secretaria General de Gobierno informó que el total de la población penitenciaria es de 2 mil 415 internos —entre hombres y mujeres—. 

Camino a la ‘luz’ 

Para recuperar la gobernabilidad en los penales fue necesario tiempo y esfuerzo, mucho esfuerzo. Víctor Zamora recalca que no ha sido fácil lograrlo, pero a siete años de distancia de los crímenes que marcaron la vida penitenciaria en Coahuila, han logrado dos certificados en los penales femeniles de Piedras Negras y Saltillo. 

Uno de ellos fue otorgado por la Asociación Americana de Correccionales (ACA) que evalúa 137 estándares de calidad de los que 40 son obligatorios como el respeto a los derechos humanos, calidad de vida para los internos y el trabajo realizado dentro del penal. 

Mientras que el Distintivo H es un reconocimiento que otorgan la Secretaría de Turismo y la Secretaría de Salud, a aquellos establecimientos fijos de alimentos y bebidas por cumplir con los estándares de higiene que marca la Norma Mexicana NMX-F605 NORMEX 2004. os. 

Diagnóstico 

Calificación de penales de Coahuila

1
2011
5.21
2
2012
6.01
3
2013
5.17
4
2014
6.30
5
2015
7.20

Calificación a nivel estatal

PENAL CALIFICACIÓN INTERNOS

1
Centro Penitenciario Femenil de Saltillo
8.45 6.5
2
Penal Varonil de Torreón
7.26 7.54
3
Centro de Reinserción Social de San Pedro
7.19 1.06
4
Reclusorio Varonil de Saltillo
6.95 7.57
5
Penal Femenil de Piedras Negras
5.6
6
Penal Varonil de Piedras Negras
6.5 6.77