¿Qué tienen en común las ganadoras del Oscar Charlize Theron y Vanessa Redgrave con la primera actriz mexicana Carmen Montejo QEPD? Pues que todas ellas, ya sea en el cine o en los escenarios teatrales han interpretado a Andrómaca, quien en la mitología griega , como esposa del troyano Héctor, simbolizaba el amor conyugal, por un lado, y filial por el otro, frente a la crueldad de la guerra, y es por ello que se inserta como la heroína de la más reciente película donde la interpreta la actriz Charlize Theron estrenada en directo a nivel mundial en la plataforma de Netflix el pasado fin de semana y que en cine interpretó la mencionada Vanessa Redgrave en la adaptación al cine de la pieza teatral “Las troyanas” que dirigió Michael Cacoyannis en 1971, mientras que la señora Montejo hizo lo propio en la puesta en escena del mismo título que se registró en celuloide en el año de 1963 del montaje dirigido para el IMSS por Sergio Véjar.

Sin embargo, el filme que protagoniza Charlize Theron titulado “La Vieja Guardia (“The Old Guard”)”, a diferencia de las dos anteriores, inicia en tiempo actual, donde Andrómaca es conocida más bien como “Andy”, líder de un comando encubierto de mercenarios que aunque ya no quieren involucrarse en este tipo de misiones peligrosas secretas, al enterarse Andy que se trata de un grupo de jovencitas secuestradas en el país africano de Sudán ahora sí que no puede decir que no ni mucho menos bajar la guardia.

Lo que menos se espera Andy y su guardia que complementan otro cuatro mercenarios es que se trata de una emboscada para al sitiarlos y acribillarlos hasta morir para que la persona que los contrata, un hombre llamado Copley (el también nominado al Oscar Chiwetel Eljofor por “12 años de esclavitud”) compruebe al captarlo en video al incorporarse del ataque que se trata de un grupo de guerreros inmortales por cuyo hallazgo se puede pagar un muy buen precio sobre todo a nivel científico, al tiempo que aparece en Afganistán una joven soldado afroamericana llamada Nile (Kiki Layne), quien al ser herida de muerte en un combate y revivir parece que tiene su destino asignado al de “La Vieja Guardia”.

En un verano cinematográfico prácticamente muerto por la pandemia del COVID-19 en las grandes pantallas, “La Vieja Guardia” es el remedio perfecto para llenar ese vacío que han dejado las grandes producciones de acción y aventuras escapistas que brinda tradicionalmente Hollywood en esta temporada, ahora a través de una plataforma de streaming con una actriz como la Theron que ya ha comprobado que, además del talento histriónico que le han llevado a ganar el Oscar, la han hecho triunfar también en sagas de acción como las de “Mad Max” o “Rápidos y furiosos” ahora liderando también una historia “políticamente correcta” por aquello de la diversidad sexual y racial en una mezcla de otro vehículo suyo como “Atómica” (David Leitch, 2017) con “Highlander” (Russell Mulcahy, 1986).

Dirige la cineasta afroamericana Gina Prince-Bythewood (“Love and Basketball”; “Sabor a Miel”).

Alfredo Galindo

Columna: Cinelectronico

Productor, Director y Guinista de cine.

Columnista del periódico Vanguardia desde 1995, escribe sobre música, cine y televisión. Combina la pasión de escribir con la creación cinematográfica.