FOTO: INTERNET
La película protagonizada por Charlize Theron se convirtió en las últimas semanas en una de las más populares de la plataforma de streaming. Poco saben que esta producción contó con un equipo de producción y postproducción compuesto en su mayoría por mujeres

El COVID-19 obligó a muchas películas a llegar directamente al streaming y dejar atrás su sueño de brillar en la gran pantalla. Una de esas cintas fue “La Vieja Guardia” o “The Old Guard”, una cinta protagonizada por Charlize Theron y basada en un cómic. Pero mucho antes de que Netflix viera el potencial de este filme que fue visto por 72 millones de hogares en su primer mes, la película había logrado avances notables detrás de la cámara, incluido un equipo de postproducción compuesto por un 85 por ciento de mujeres.

La película fue dirigida por Gina Prince-Bythewood, quien se convirtió en la primera mujer afroamericana en dirigir una película de Hollywood, y contó con la participación de Terilyn A. Shropshire, la primera mujer afroamericana en editar una cinta de este tipo. Su supervisora ​​de efectos visuales fue Sara Bennett, una de las dos únicas mujeres que ganó un Oscar en efectos visuales, para “Ex-Machina” de 2014, con otro trabajo clave del director de fotografía Tami Reiker, la supervisora ​​de SFX Hayley Williams (“Aniquilación”) y la diseñadora de vestuario Mary Vogt (“Crazy Rich Asians”).

La película, una coproducción de Netflix y Skydance que recibió un puntaje crítico del 81 por ciento en Rotten Tomatoes,  la historia sigue a un grupo de soldados inmortales liderados por Charlize Theron, el veterano del grupo, y KiKi Layne, el novato. La película fue promocionada por los co-CEOs de Netflix, Reed Hastings y Ted Sarandos, a los inversores el 16 de julio como un ejemplo del tipo de característica de construcción de franquicias en la que el servicio está apostando.

Además de "La Vieja Guardia", otras películas protagonizadas y dirigidas por mujeres muy esperadas este año son "Wonder Woman 2" y "Mulan", con estrenos que se vieron retrasados a causa del COVID-19.