Ahora resulta que han salido a la luz pública fotografías del exfutbolista búlgaro Hristo Stoichkov (quien militó en el Barcelona y se caracterizó por su agresividad deportiva, extralimitándose en alguna ocasión llegando hasta pisar un árbitro) en donde posa con algunos “trofeos” de caza (una cebra, un cocodrilo, un antílope y un búfalo) ¡Hágame usted el favor! 

La cacería es una actividad medieval (y cobarde), en donde la presa se encuentra en franca inferioridad, frente a un “animal” armado con un rifle de largo alcance, equipado con mira telescópica, en la cual se mata, solamente, por placer a un ser viviente que engalana con su presencia el planeta en que vivimos. De pena ajena. 

En el mismo orden de ideas, en redes sociales se ha difundido un video en el que se aprecia a una expendedora de cervezas (durante el partido de grandes ligas celebrado, el pasado fin de semana, en el Fray Nano de la Ciudad de México, entre Astros de Houston y los Padres de San Diego) adulterando “el preciado líquido” (léase las chelas) con agua de dudosa procedencia. ¡Fraude!, por donde usted lo quiera ver; digo, pagar 100 pesos por una “cheve bautizada” sería lo de menos… ¡La salmonelosis que se obtendrá!... ¡Viva México! 

No hace mucho tiempo a Carlitos Vela se le ocurrió reportarse “enfermo de gastroenteritis” para ausentarse del entrenamiento de la Real Sociedad; sin embargo, no contaba con que algún fanático lo reconocería y subiría a las redes sociales una foto en donde se le aprecia disfrutando, en Madrid, un concierto de Chris Brown (que mal gusto), lo que le costó al ariete azteca una suculenta multa, sin mencionar que se dice que fue uno de los motivos para no ser convocado, en la reciente fecha FIFA, con el Tri. 

¿Quieren más? Pues ahí está la feliz ocurrencia que tuvo la jefa delegacional, en la Miguel Hidalgo, de invadir la privacidad de la fiesta por el 75 onomástico del “Jefe” Diego, haciéndola pública empleando el famoso “Periscope”, evidenciando que la casa (o mejor dicho el rancho) de don Diego, “es de puertas abiertas”: para gente famosa, personajes poderosos, intelectuales, fauna nociva, todo tipo de corrientes ideológicas y religiosas, innombrables, rivales políticos; de todo, haciendo apología de la amistad. 

Estimados lectores, pórtense bien. Con las redes sociales… “un mundo nos vigila”. Aunque yo diría en forma más coloquial que… “La Virgen todo lo ve”. 

Correo: ebrizio@hotmail.com