Archivo
La petición lanzada desde el 28 de septiembre ha sido firmada por 388 personas de manera anónima.

Luego que el gobernador Rubén Moreira enviara un proyecto de reforma al Código Penal de Coahuila para despenalizar el aborto antes de los tres meses de gestación, ciudadanos coahuilenses lanzaron una petición a través de la plataforma citizengo.org para exigir que se respete la vida de los no nacidos. 

La petición dirigida al presidente del Congreso local, José María Fraustro Siller, expone que de aprobarse dichos cambios se estaría legalizando la muerte de un ser humano. 

“No estoy de acuerdo con esta iniciativa porque de aprobarse, se estaría legalizando el matar a un ser humano. Se plantea en la iniciativa que la mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo pero esto un engaño. El bebé que espera no es parte de su cuerpo, es otro ser humano. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona. El argumento de que mueren mujeres por los abortos clandestinos o que sufren lesiones por practicárselos, tampoco es válido para legalizar el aborto, pues siempre implica matar a un hijo en gestación, y además existe el riesgo de muerte y lesiones físicas y psicológicas”, refiere la petición anónima. 

Asimismo, la petición expone que es falso que las mujeres tengan derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo, pues acusan que el bebé no es parte de su cuerpo sino es un ser humano. 

“La ciencia nos dice que en cualquiera de las etapas de la gestación el bebé es un ser humano con un código genético independiente al de la madre, y esto es así desde el momento de la concepción.

“Al despenalizar el aborto se quita la vida a un inocente, y se agrega violencia sobre violencia. Además de que la mujer de todas maneras puede sufrir graves lesiones y síntomas post aborto aunque se practique un aborto legal.

“Lo más justo y lo más ético es buscar soluciones que permitan que tanto la mujer como el niño vivan y estén bien. En ningún caso debería legalizarse eliminar una vida humana”. 

Según la campaña, tampoco debe recurrirse al aborto cuando las mujeres embarazadas que están en situación de pobreza, sin el apoyo de la familia o del padre del bebé. 

La petición lanzada desde el 28 de septiembre ha sido firmada por 388 personas de manera anónima.