Las dietas no funcionan. No sólo las dietas restrictivas a menudo quitan el placer de comer, sino que toman decisiones que se escapan de sus manos. Su dieta incluye esto o aquello, su dieta le quita eso o lo otro

En general, las dietas no funcionan. No sólo las dietas restrictivas a menudo quitan el placer de comer, sino que toman decisiones que se escapan de sus manos. Su dieta incluye esto o aquello, su dieta le quita eso o lo otro. Al final, su dieta acaba controlando su vida.

Eso no sólo es frustrante sino insalubre. Aquí están algunas de las trampas que realmente hacen a muchas dietas restrictivas resultar no saludables.

La trampa de no comer lo suficiente

¿Cuántas veces ha escuchado el número de 1.200 al referirse al objetivo de calorías a ingerir? Esta es una meta de calorías muy común para muchas personas en su dieta. Si usted no pesa mucho, y no participa en mucha actividad física, esta podría ser un número adecuado de calorías para usted. Pero si no, una dieta restringida de calorías no le permitirá realmente perder peso y mantenerlo.

El estudio que salió de la franquicia 'The Biggest Loser' sugiere que la restricción drástica de calorías en realidad reduce su metabolismo a largo plazo. Esto significa que su cuerpo lo ha compensado para requerir menos combustible (o comida) para funcionar.

Ésa no es la manera que la mayoría de la gente quiere que funcione. En lugar de tirar un número al azar, o hacer lo que su mejor amigo está haciendo, debería conocer su tasa metabólica probada en reposo o, incluso mejor, intente hacer una alimentación intuitiva y no hacer dieta.

La trampa de recortar alimentos que son perfectamente saludables

Así que muchas dietas populares en estos días se centran en recortar o quitar grupos de alimentos enteros, o ciertos alimentos. Estas restricciones llevan a la gente a creer que ciertos alimentos son buenos y otros son malos. Conduce a mucha confusión con respecto a la nutrición.

Por lo general, no hay ninguna razón fisiológica para evitar comer ciertos granos (particularmente granos enteros), frutas o verduras. Una dieta variada de estos alimentos, que usted disfruta habitualmente, beneficiará más su salud ahora y para el largo plazo. Quitar los grupos de alimentos o alimentos que tienen beneficios nutricionales sólo limita su acceso a estos nutrientes beneficiosos, además de confundirle.

La trampa de su dieta que le lleva estar estresado

Esta trampa le lleva a una cantidad de muchas otras trampas. No ser capaz de comer los alimentos que le gustan, no poder comer lo suficiente, tener que seguir ciertas reglas de alimentos, que se toman su tiempo de preparar, o limitar sus opciones, hacen que todo eso puede aumentar el estrés en su vida.
Aquí profundizamos un poco más sobre cómo la dieta puede ser perjudicial para usted. El estrés aumenta nuestros niveles de cortisol, y puede afectar negativamente nuestros hábitos alimenticios y de ejercicios. Todos estos pueden llevarnos a ser menos sanos y felices.

La trampa de comer alimentos que no disfruta

Nuevamente, ciertas dietas alientan comer alimentos específicos y restringen otros. Una de las principales trampas de las dietas es el hecho de que el placer está totalmente eliminado de su experiencia de comer. Encontrar placer de comer ciertos alimentos, contribuye a su satisfacción, lo que contribuye a su capacidad para regular cuánto usted come.

Sin embargo, cuando tienes que comer ciertos alimentos, especialmente alimentos que no te gusta, comer se vuelve miserable. Eso conduce al aumento del estrés, así como un período más corto de tiempo que usted puede seguir realmente esa dieta. El placer es un componente integral para crear hábitos de salud duraderos.

La trampa de pensar en los alimentos como buenos o malos

Como señalan Evelyn Tribole y Elyse Resch, los autores de "Intuitive Eating" (Comer intuitivo), todos los alimentos son emocionalmente iguales. Ahora, no están diciendo que son igualmente nutritivos, son iguales desde el punto de vista emocional. Pero tendemos a considerar ciertos alimentos como buenos o malos. Estos pensamientos tienen dos impactos negativos potenciales en nuestra salud.

En primer lugar, es más que probable que asuma esos pensamientos sobre usted mismo. Mientras que puede que no sean tan horrible por sí mismos, cuando llevamos esos pensamientos a nosotros mismos y pensamos que somos buenos o malos basados en lo que comemos, es donde surgen los problemas.

Si podemos separar nuestro valor personal de nuestros hábitos de salud, estaremos preparados para ser capaces de realmente estar saludables. Seguro que estar saludable puede hacer la vida más fácil, menos estresante, y mejorar su bienestar.

Pero ¿estar saludable le hace ser una buena persona o una persona digna de ser amada? No más que estar no saludable. Cuando usted se permite ser comprensivo con uno mismo, es más probable que se cuide de sí mismo.

En segundo lugar, no hay nada más atractivo que algo que está fuera de nuestro alcance, especialmente si está restringido por razones que no están determinadas por nosotros. Recuerde, nos gusta tener control sobre lo que comemos. Los alimentos que consideramos como "malos" tienden a desarrollar este poder sobre nosotros, y pueden ser realmente tentadores.

Una larga historia de abstinencias, hace que una dieta sea difícil de seguir. En general, las dietas no acaban funcionando, y centrarse en la pérdida de peso no funciona bien.

En lugar de centrarse en la abstinencia, como dietista registrado que soy, le doy permiso para comer 
lo que quiera, para escuchar a su propio cuerpo, y no siga dietas que le dicen lo que debe y no debe comer. Yo le doy permiso para elegir alimentos y hacer ejercicios que le gusten, y que los quiera mantener a largo plazo. Le doy permiso para arrojar esa pesa o medidor del peso por la ventana, para enfocarse en los hábitos que tiene, los hábitos que realmente cambiarán su salud.

Le doy permiso para visitar a un dietista registrado que le pueda ayudar a navegar por las aguas de este mundo de dietas confusas, sin recurrir a las dietas que le hacen sentirse miserable.

Le doy permiso para que se guste como es, porque eres valioso, sin importar su peso. Ahora es el momento de darse permiso (y salirse de su dieta).