Foto: Mexsport
Las Águilas dominaron a placer el encuentro, no tuvieron rival porque los Tuzos siempre estuvieron más preocupados por defenderse que por intentar hacer daño

América no tuvo problemas para imponerse a un Pachuca sin alma ni futbol, porque dobló las manos muy pronto en el partido, al ser goleado 3-0 en un duelo por la Jornada 3 del Clausura 2019 disputado en el Estadio Azteca que fue testigo del homenaje para el fallecido actor Roberto Gómez Bolaños, Chespirito por los 40 años de la película El Chanfle.

Las Águilas dominaron a placer el encuentro, no tuvieron rival porque los Tuzos siempre estuvieron más preocupados por defenderse que por intentar hacerle daño a unos azulcremas confiados en seguir aumentando su racha invicta de 21 partidos.

América, esta vez con indumentaria naranja y azul por el homenaje a Chespirito, encontró rápidamente las vías de acceso suficientes para hacerle daño a una defensa con poco orden, sin manera de detener los embates del rival.

Fue al minuto 16 cuando la presión de los capitalinos surtió efecto en un tiro de esquina, donde Guido Rodríguez piso el área como ‘Juan por su casa’ y solo tuvo que conectar el esférico para mandarlo guardar a las redes con la pierna derecha. Los hidalguenses apenas tuvieron un disparo que se fue desviado del arco, en lo más peligroso de la primera parte.

Pero la situación se pondría peor para Pachuca, porque empezando el segundo lapso Henry Martín recibió un estupendo servicio por izquierda de Cristian Insaurralde y al anticiparse a la marca anotó el 2-0 que hacía justicia por lo que estaba ocurriendo en la cancha. Cinco minuto más tarde  el mismo Insaurralde apareció con su primer gol del torneo, luego de un zapatazo con zurda que venció la estirada del arquero Alfonso Blanco, quien nada pudo hacer para evitar la goleada.

El juego se convirtió en un ‘tiro a gol’ sobre el arco de los visitantes. América siguió insistiendo al frente. Miguel Herrera realizó modificaciones con la idea de aumentar la pizarra; cuando Oribe Peralta salió de la cancha la afición se puso de pie para despedirlo en una clara muestra de la idolatría que vive el atacante azulcrema. Al final no hubo tiempo para más y las Águilas llegaron a seis puntos en el torneo, 22 encuentros sin perder y la ilusión de toda su afición de que están listos para ir con todo por un bicampeonato que no consigue el club desde la década de los 80.

Por su parte, Pachuca continúa generando dudas al quedarse con tres puntos y pese a que apenas es el inicio de la competencia, su futbol no termina por convencer lejos de que la semana anterior obtuvieron su primera victoria.