Foto: Especial
Existen algunos fluidos que sí presentan una fuga te darás cuenta de inmediato, pero hay otros que pueden pasar desapercibidos y que a la larga te pueden causar muchos problemas, por lo que te platicamos cuáles son las fugas más comunes que tienen los autos para que estés pendiente de ellas

POR RODRIGO BUENDIA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO

Seguramente haz escuchado antes que los fluidos del auto son como su sangre. Esta analogía es acertada ya que todo auto necesita de fluidos para que funcione correctamente. Ya sea que se utilizan para algún sistema hidráulico, para refrigerar los diferentes componentes o para darle vida al motor, todos los fluidos son importantes y perder alguno puede tener consecuencias serias.

Existen algunos fluidos que sí presentan una fuga te darás cuenta de inmediato, pero hay otros que pueden pasar desapercibidos y que a la larga te pueden causar muchos problemas, por lo que te platicamos cuáles son las fugas más comunes que tienen los autos para que estés pendiente de ellas y no te lleves sorpresas desagradables.

Aceite del motor

La fuga más común en todos los autos es la del aceite del motor. Generalmente se presenta primero en pequeñas cantidades que aunque pueden ser molestas, no son fatales para el auto. Esto no quiere decir que no debas revisarlas ya que, aunque en pequeñas cantidades, el motor está perdiendo aceite, lo que significa que eventualmente comenzará a perder lubricación, lo que puede llevar a un final trágico para la máquina. Estas fugas también pueden ser peligrosas ya que puede entrar aceite en componentes en los que no debería estar, dañando piezas que tal vez no tenían nada que ver con el problema original.

Foto: Especial

Liquido refrigerante

El líquido refrigerante del auto es muy importante porque permite que el motor funcione sin sobrecalentarse. Si pierdes suficiente líquido la temperatura del motor comenzará a subir hasta llegar un punto en el que el auto simplemente se apagará. Si encuentras que tienes una fuga de estas mientras estás conduciendo, lo recomendable es detenerse cada cierto tiempo para reabastecer el depósito de líquido de manera constante en lo que llegas a tu destino, que debería ser el taller para que arreglen ese problema.

Foto: Especial

Aceite de transmisión

El aceite de la transmisión es otro de esos fluidos que puedes no darte cuenta que estás fugando hasta que sea demasiado tarde. El problema puede comenzar con cambios bruscos en cajas automáticas o dificultad para engranar en cajas manuales, pero si no lo atiendes rápido, el desgaste podría romper elementos clave de la transmisión y llevarte a perder alguno de los engranes, si no es que la caja completa.

Foto: Especial

Liquido de frenos

La mayoría de los sistemas de frenos de los autos funcionan mediante un sistema hidráulico. Si este sistema presenta alguna burbuja de aire, el freno no se activará hasta que llegue más líquido. Si una burbuja te puede poner en problemas, una fuga podría convertirse en un accidente muy serio. Si alguna de las mangueras del líquido de frenos presenta una fisura, el sistema hidráulico fallará y por más que pises el pedal del freno no obtendrás el resultado deseado. Si te encuentras en una situación así, disminuye la velocidad ayudándote del motor. La pérdida de frenos no será instantánea, así que en el primer momento que sientas que no están funcionando, haz todo lo posible para detenerte lo más rápido posible.

Foto: Especial

POR RODRIGO BUENDIA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO