En la ‘Ciudad Maravillosa’ se realizaron grandes hitos, momentos inolvidables para los atletas y el deporte mundial

Algunas con los reflectores encima, otras más discretas, pero todas épicas; estas son algunas de las historias que se escribieron en los Juego Olímpicos de Río 2016.

Bolt, el hombre más rápido del planeta
Volvió a hacerlo, y por eso su nombre perdurará para siempre en los Juegos Olímpicos. Sus 3 medallas de oro en los 100 y 200 metros planos, así como en relevos, lo colocan en lo más alto una vez más. El atleta jamaicano ha logrado 9 preseas de oro en Olimpiadas, las mismas que el legendario Karl Lewis, y lo ha hecho con una superioridad abrumadora. Su portento físico le permite vencer y dejar atrás al segundo clasificado con una diferencia enorme. Bolt volvió a apuntar con sus brazos al cielo, porque una vez más fue imparable.

Usain Bolt.

Elaine Thompson escribe su historia
Permanecemos en Jamaica, porque la compatriota de Bolt también demostró que la isla caribeña es una potencia mundial de corredores. Dos oros (100 y 200 metros) y una plata (relevos) también la colocaron en la cima con una gran sonrisa en la boca. En Río de Janeiro, Thompson se convirtió en la primera mujer desde Florence Griffith Joyner (Seúl 1988) en alcanzar sendas preseas doradas en los 100 y 200 metros. Con 24 años de edad, la jamaiquina ha demostrado ser una guerrera con un pundonor y una condición suficientes para llegar a la excelencia.

Elaine Thompson.

Eaton, el mejor atleta del mundo
Aunque le suelen presentar con esa descripción en los eventos de patrocinadores, a Ashton Eaton no le gusta ser catalogado como el más grande. En estos Juegos, el estadounidense alcanzó la segunda medalla de oro consecutiva en decatlón. La gesta iguala lo que logró Daley Thompson en el pasado y supone una meta de lo más complicada por lo difícil de esta modalidad. Logró grandes diferencias en la puntuación en cada disciplina, y aunque sufrió más de la cuenta en lanzamiento de jabalina, sus buenas actuaciones le valieron llegar a lo más alto del podio en una competencia heredada de las Olimpiadas antiguas.

Ashton Eaton.

Mo Farah, el orgullo británico
Aunque nació en Somalia, fue Gran Bretaña el país al que representó para lograr 4 oros en 2 participaciones olímpicas. Los 2 los logró en Río, en los 5 mi y 10 mil metros, los cuales le han erigido como el atleta de color que más éxito ha tenido en Gran Bretaña. Orgulloso de su gesta, Farah es consciente de lo que cuesta rememorar triunfos en ambas competencias con 4 años de diferencia. Gracias a su última medalla, el corredor aportó para que Gran Bretaña cerrara la mejor participación de su historia en unos Juegos Olímpicos desde 1908 (67 preseas, de las que 27 fueron de oro, 23 de plata y 17 de bronce).

Mo Farah.

Cheruiyot, primera keniata en colgarse el oro en los 5 mil metros
En las mismas modalidades, la keniata Vivian Cheruiyot fue la triunfadora en categoría femenina. Su primer puesto en los 5 mil metros la convirtió en la primera mujer de dicho país en alcanzar la gloria en los 5K. También logró la presea de plata en los 10 mil metros. La emoción de la carrera llegó a su clímax cuando a falta de 2 vueltas, Cheruiyot apretó el ritmo y dejó atrás a la etíope Almaz Ayana. La keniata sumó otras 2 medallas en su haber después las preseas de plata en 5K y 10K logradas en Londres 2012 y los 5 campeonatos del mundo con los que cuenta.

Jason Kenny, el próximo ‘Sir’
El ciclista de velocidad británico también engrosó el listado de medallistas de oro gracias a sus 3 preseas en Río de Janeiro en keirin, sprint individual y por equipos. Va camino de convertirse en ‘Sir’ como otros deportistas de renombre y tan sólo perdió en una ocasión en los JJOO. Aquello sucedió en Beijing 2008, en la prueba individual de sprint. Desde entonces, y durante los próximos 8 años, Kenny lo ha ganado todo. En total acumuló 6 medallas de oro y una de plata en 3 Olimpiadas.

Jason Kenny.

Las múltiples facetas de Lupita González
Guadalupe González le dio a México la primera medalla de plata en marcha femenina. Tan sólo 2 segundos la separaron de la marchista china, Liu Hong, quien se proclamó vencedora. La historia de Lupita es singular. Primero fue boxeadora, de ahí pasó al atletismo de pista, donde además de participar en salto de valla, corrió los 400 y 800 metros, así como los 3K y 5K. Aconsejada por los médicos para que se alejara del mundo del deporte tras fracturarse los meniscos, González comenzó a fortalecer las rodillas caminando. Poco después de vio participando en marcha, donde ha logrado sus mejores éxitos como atleta.

Foto: Especial

Los récords de Qu Minxia
Campeona en salto sincronizado en Río de Janeiro, la saltadora china cuenta con varios récords en su haber. En su búsqueda de la perfección, Xia es la clavadista que más medallas ha logrado en China, en términos generales, con su oro llegó a las 5 preseas doradas superando a los estadounidenses Greg Louganis, Pat McCormick, y sus compatriotas, Fu Mingxi, Jingjing y Chen Ruolin. Medallista en 4 Juegos (Atenas, Beijing, Londres y Río) y la mujer de más edad en ganar una medalla olímpica en clavados con 38 años.

 

Wu Minxia.

Carmelo Anthony, el mejor basquetbolista
El veterano jugador de la selección de basquetbol de Estados Unidos pone fin a un largo periodo como integrante del Team USA. La medalla de oro que alcanzó este domingo ante Serbia, supuso su tercera presea dorada consecutiva después de 4 Juegos Olímpicos. En Atenas 2004 vivió el periodo más difícil con la selección, y desde Beijing 2008 hasta Río, pasando por Londres 2012, los estadounidenses alcanzaron el éxito con contundencia. Anthony es el primer jugador de baloncesto de la historia en alcanzar 3 torneos olímpicos. Cumplió con creces su papel de hombre más experimentado del conjunto.

 

Carmelo Anthony.

Mijaín López, el amo de la Lucha Grecorromana
No hay duda de que lo que logró López es enorme. Su presea de oro en lucha grecorromana lograda en Río de Janeiro puso la guinda a su carrera. El cubano subió a lo más alto del podio en los 3 últimos Juegos Olímpicos y aunque no logró el éxito en Atenas 2004, fue allí donde debutó. Su dominio en Río fue abrumador y no cedió ningún punto, ni siquiera en la Final, siendo el 3-0 su resultado más repetido. Se trata de uno de los atletas cubanos más consagrados y aportó a la isla uno de los 5 oros que acumuló.