Foto: Especial

El viernes pasado terminó de transmitirse por Unicable la teleserie “Ruta 35”, que en estos espacios comentamos cuando inició era protagonizada, entre otros, por el actor saltillense Alfredo Huereca.

Su lugar a partir del día de mañana en el horario que deja vacante lo toma la segunda temporada de la narco-serie “La viuda negra”, protagonizada por la actriz Ana Serradilla y en la que ahora será acompañada por el actor también coahuilense originario de Torreón, Raúl Méndez, quien puede decirse que ya tiene callo en este tipo de seriales después de haber personificado el popular personaje de “Chacorta” en las dos primeras temporadas de “El señor de los cielos” y quien desde el año pasado ha participado en las dos primeras temporadas de la serie de Netflix “Narcos” interpretando al presidente colombiano César Chavira.

El caso es que como podemos ver tanto en la televisión abierta (donde actualmente se transmite en la medianoche por Gala TV la segunda temporada de “Señora Acero”) como en la de cable (a principios de mes inició la transmisión también en Unicable de la cuarta temporada de “El Señor de los Cielos”) la producción de este tipo de seriales en lugar de decrecer sigue en aumento puesto que justo en días pasados se inició la grabación del “spin off” de “El Señor de los Cielos” que será “El Chema”, la cual se ideó a partir de la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán el año pasado y que el personaje que interpretó Mauricio Ochmann en la misma se inspiró en él pero desapareció de la trama desde la tercera temporada transmitida justo en el 2015.

En medio de todo este tráfico de producciones, a principios de esta semana la asociación “A favor de lo mejor” se quejó públicamente a la transmisión de las llamadas narcoseries en la televisión abierta … pero si uno visita su página y se va al recuadro que dice no a este tipo de producciones podemos leer que cuestionan: “¿Te parece que se exponga a las audiencias más jóvenes a narcoseries a cualquier hora?”, pregunta que de entrada es tendenciosa y como acabamos de decir en la televisión abierta la única narcoserie transmitiéndose en la actualidad, como ha sucedido con la que la precedieron, lo hace en punto de la medianoche y con censura de lenguaje y situaciones de desnudos o violencia explícita.

Como dicen por ahí, no se puede tapar el sol con un dedo, y si todas estas historias son ante todo un reflejo de la realidad que se sigue viviendo en diversas partes del país todavía en estos días, pues aunque en su momento no estuvimos de acuerdo, por ejemplo, con la apología a la violencia que de alguna forma hizo el cantante Gerardo Ortiz y lo llevó a enfrentar problemas legales por lo mismo, lo cierto es que si en el siglo pasado se criticó tanto la censura de los medios y la falta de libertad de expresión lo peor sería a estas alturas regresar a esos tiempos en los que se vivía entre las variedades de “Siempre en Domingo” y las telenovelas con la fórmula de Cenicienta de las tres Marías de Thalía, ¿o ustedes creen lo contrario?

 Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com