Foto: Milenio
La construcción del NAIM, la cancelación de las reformas estructurales y la "guerra sucia" de 2006, son algunos episodios de la (ríspida) relación entre López Obrador y la clase empresarial.

Ciudad de México

El candidato a la presidencia de la coalición Juntos Haremos HistoriaAndrés Manuel López Obrador, revivió la vieja controversia que sostuvo con la iniciativa privada en 2006, cuando buscó la Presidencia por primera vez.

Pero las causas no son sólo las filias y fobias de los empresarios, sino algunas de las propuestas en materia económica y de gobierno.

1. El Nuevo Aeropuerto Internacional

Una de las principales propuestas económicas de López Obrador es la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que significaría pérdidas por 20 mil millones de dólares y 200 mil empleos, de acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

López Obrador aseguró que cancelará el proyecto para construir tres nuevas pistas en la base militar de Santa Lucía.

La rispidez del tema ocasionó que el Consejo Coordinador Empresarial organizara una serie de mesas de trabajo en las que participarían especialistas y empresarios para revisar la viabilidad del proyecto.

Inicialmente sólo contemplaron el diálogo con López Obrador, pero luego incluyeron al resto de los candidatos hasta que decidieron cancelar los encuentros porque López Obrador hiciera público de manera reiterada que de lograr el triunfo, cancelará el proyecto.

"La posición del candidato de Morena es tan firme que hasta folletos ya sacó. Después de escuchar su respuesta al ingeniero (Carlos) Slim y las respuestas que su experto ha dado, no están abiertos al diálogo. No nos interesa organizar un foro con todos los candidatos, cuando un candidato tiene una propuesta que no escucha y no nos interesa ya realizarlo", dijo en Juan Pablo Castañón, presidente del CCE en conferencia de prensa.

Previo a ello, Carlos Slim defendió la viabilidad del proyecto y llamó a evaluar la obra no sólo en términos de su costo, sino de los beneficios que la inversión generará.

López Obrador aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto utilizó al empresario para frenar su candidatura.

"Esto de Slim de hoy es parte de el nerviosismo, seguramente le pidió el favor Salinas o Peña para que nos cuestionara (...) Lo están utilizando para tratar de contrarrestar el avance de nuestro movimiento.

"Él es un hombre de negocios, entonces él está defendiendo sus intereses, pero yo voy a ser Presidente de México y voy a defender los intereses del pueblo de México. Si lo hace con su dinero se le puede dar la concesión; si él considera que es un negocio, que lo construya con su dinero y se le da la concesión, pero que el dinero del pueblo de México no se malgaste", dijo luego de encabezar un mitin en San Luis Río Colorado.

 

2. Reforma energética

En entrevista con MilenioAndrés Manuel López Obrador, aseguró que echará atrás la reforma educativa y que someterá a revisión los contratos generados a raíz de la reforma energética.

"Vamos a revisar los 91 contratos que se han firmado a partir de la reforma energética. Vamos a ver en qué términos están los contratos y a cuidar que no sean leoninos; esto va mas allá de lo político, de lo ideológico, es juicio práctico. Lo que le convenga a la nación se aprueba; lo que no sea negocio para los mexicanos, sino para particulares nacionales o extranjeros, que afecte la economía nacional, no se puede mantener.

El procedimiento para revertir contratos, en su caso, malos para la nación va a ser legal, no vamos a actuar de manera autoritaria, arbitraria, pero sí vamos a corregir todo aquello que se haya hecho mal. No queremos sorpresas como las de Odebrecht, que son escándalos mundiales; entonces, sin aspavientos, de manera responsable, garantizando que vamos a actuar siempre en el marco de la legalidad, vamos a revisar los contratos y toda la reforma energética", respondió a Héctor Aguilar Camin.

Empresarios de distintas cámaras y grupos respaldaron las reformas estructurales, entre ellos Citigroup quien llamó a que las reformas continúen porque cancelarlas tendría un impacto negativo.

3. La injerencia del CCE en las elecciones de 2006

Entonces, el Consejo Coordinador Empresarial, presidido por José Luis Barraza, financió dos spots para advertir a la sociedad sobre los presuntos riesgos de que ganara López Obrador, entonces candidato del PRD.

"Apostarle a algo distinto es retroceder", era la constante en los promocionales publicados en el sitio oficial del organismo empresarial.

Los promocionales favorecían al panista Felipe Calderón promoviendo el miedo y se enmarcaron en la campaña "López Obrador... un peligro para México", elaborada por el consultor político Alejandro Solá.

Esta semana, López Obrador aseguró que el panista Ricardo Anaya pidió a un grupo de empresarios que intercedieran ante el presidente Enrique Peña Nieto para que apoyara su candidatura y no la de José Antonio Meade.

Sin citar fuentes, Obrador aseguró que en el encuentro participaron Germán Larrea, director de Grupo México; Alberto Bailléres, presidente de Grupo Bal; Eduardo Tricio Haro, presidente de Grupo Lala; Alejandro Ramírez, director Cinépolis; Claudio X. Gónzalez Laporte, presidente de Kimberly Clark de México, así como Diego Fernández de Cevallos y el ex presidente Vicente Fox.

Los aludidos pertenecen al Consejo Mexicano de Negocios, grupo que forma parte del Consejo Coordinador Empresarial, que hoy rechazó los señalamientos del candidato a la presidencia de la coalición Juntos Haremos Historia, por considerar que se trata de "expresiones injuriosas y calumniosas".

"Condenamos que un candidato a la Presidencia de la República recurra a ataques personales y a descalificaciones infundadas. Es preocupante que alguien que aspira a ser Presidente de México denoste a quienes no comparten sus ideas", indicó el CMN en un desplegado.

Seis años después, López Obrador, nuevamente candidato a la Presidencia, acusó al Consejo Coordinador Empresarial de participar en una 'guerra sucia' en su contra con una nueva difusión de spots.

La injerencia de los particulares y su peso en la definición de la elección llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que en 2008 ordenó al INE sancionar al PAN, al PRI y al PVEM por considerar que no realizaron las acciones necesarias para prevenir o rechazar los mensajes contenidos en esos promocionales en apego a las disposiciones electorales.

Mientras que el Consejo Coordinador Empresarial respondió que ejerció su libertad de expresión.

El CCE es un grupo de empresarios que congrega a la Confederación de Cámaras Industriales, la Confederación Patronal de la República Mexicana, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, la Asociación de Bancos de México, el Consejo Mexicano de Negocios, el Consejo Nacional Agropecuario, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, la Asociación Nacional De Tiendas De Autoservicio Y Departamentales.