Problemático. El originario de Culiacán se puso agresivo con los médicos que lo atendieron, la primera vez que fue al hospital. Foto/Archivo
El hombre tenía una herida en la cabeza ocasionada por un machete, golpe que le fue propinado en una fiesta en las cercanías de su casa, pero al estar en completo estado de ebriedad no le tomó importancia

Con una lesión en la cabeza que continuaba sangrando desde una noche antes, José Ramón Cárdenas Torres, de 41 años, pidió ayuda a la Cruz Roja, quienes lo trasladaron a las instalaciones del Hospital General. 

Minutos antes de las 11:00 horas de este domingo, los socorristas de la humanitaria institución se presentaron en Berberisco y Calle 21 de  La Herradura tercer sector, donde del interior de los condominios ayudaron a José Ramón. 

El hombre tenía una herida en la cabeza ocasionada por un machete, golpe que le fue propinado en una fiesta en las cercanías de su casa, pero al estar en completo estado de ebriedad no le tomó importancia. 

LA AGRESIÓN

Cerca de las 21:00 horas del sábado, el originario de Culiacán estaba en la fiesta pero de pronto se originó una riña donde salió mal herido y fue llevado a las instalaciones de la Cruz Roja y después al Hospital General. 

Pero su conducta en el nosocomio no fue la adecuada, pues al estar bajo los influjos de lo que se detectó como mariguana y alcohol, José comenzó a pelearse con enfermeras y médicos y a orinar en el lugar. 

Fue que se decidió por parte de las autoridades del hospital sacarlo y como la mañana del domingo comenzó a sangrar de nuevo, fue de nueva cuenta llevado por los socorristas a atención al mismo hospital, donde ahora sí se comportó.

 

ASALTAN A MENOR

Alejandro, de 16 años, regresaba caminando solo a su hogar, cerca de las 02:00 horas, y cuando caminaba por la calle de Pedro Ampudia, frente a “La Maquinita”, lo empezaron a seguir tres pandilleros, quienes empezaron a gritarle que se detuviera.

Lo que hizo el joven fue correr, pero fue alcanzado, golpeado y además le quitaron su celular.