Foto: Internet
La intérprete de 'Mala Hierba' y 'Bye, mamá' dijo en conferencia de prensa que después de las diferencias que ha tenido con su hija en los últimos meses, le desea lo mejor en su carrera musical y consideró que tiene todo para llegar mucho más lejos que ella

Pese a los duros golpes que la vida le ha dado en cuestiones de salud y problemas con su hija Frida Sofía, la cantante mexicana Alejandra Guzmán se encuentra siempre con la mejor actitud y asegurando que la vida es bella y que todo aquello que no la ha matado, la ha fortalecido.

"Tengo muchas cosas de qué agarrarme. La vida es muy bella y si no me he muerto es porque allá arriba me quieren mucho, porque bajo las condiciones en las que estuve, es muy raro que una gente sobreviva a cuatro bacterias, a 30 operaciones, a mutilaciones de toda mi espalda y de todo lo que los demás no ven. Todo lo que no me ha matado, me ha hecho más fuerte", resaltó la rockera.

Luego de las diferencias que ha tenido con su hija en los últimos meses, dijo que le desea lo mejor en su carrera musical y consideró que tiene todo para llegar mucho más allá arriba que ella.

"Tiene un oído absoluto, sabe tocar el piano. Me da gusto que haga lo que quiera, que logre, que tenga sus éxitos y su carrera, que forme todo lo que cualquier persona sueña con hacer como individuo. No sé sí esté haciéndolo bien o no, pero veo un reflejo de mí. Es mi hija, es mi sangre. ¡Cómo no lo hizo antes!", comentó en conferencia con motivo de la presentación de su más reciente disco.

La rebeldía que hoy tiene Frida Sofía, dice, ella misma la tuvo. De ahí la creación del tema “Bye, mamá”, pues buscaba su propia identidad luego de ser hija de dos grandes famosos como Silvia Pinal y Enrique Guzmán.

"Le deseo que sea feliz, que encuentre lo que le haga feliz en la vida. Que encuentre amor, quién la ame, que la respeten y halle a quién le dé su lugar, porque eso es lo que cualquier mujer quiere".

Aclaró que siempre ha estado presente en la vida de su hija y siempre la ha tenido como prioridad, así como ha impulsado su educación, pues Frida tiene dos carreras en Estados Unidos, país en el que radica luego de haber sufrido dos intentos de secuestro en México.

"Las madres que sacrifican un tiempo tan valioso con sus hijos es para darles de comer. Ella vive en un departamento que le di con todo el amor que le tengo y espero que cuando quiera acercarse, sabe que aquí estoy. Si ella me quiere pedir ayuda porque necesita una terapia, lo voy a hacer".

La intérprete de temas como “Hacer el amor con otro” y “Mala hierba” reiteró que no tuvo nada qué ver con el exnovio de su hija, pues de haber sucedido, no estaría tan tranquila.

"Lo que más quiere ahora, dice, es acercarse a Frida, abrazarla, perdonarla y que ella la perdone de muchas cosas. "No hay nada que no se pueda arreglar ni nada que me haga sentir que no me la merezco. Qué bueno que ven lo que soy capaz de hacer con todo y el corazón herido".