ARCHIVO
Sin supervisión de un adulto, el menor jugaba con sus amigos en el encendido de cuetes “chifladores” y otros más

A sus ocho años de edad, Kevin Alexander ingresó de urgencia al Hospital del Niño luego de sufrir una quemadura en el rostro por un cuete que él mismo encendió.

Según informes de las autoridades el accidente ocurrió de las 16:30 horas de ayer en la colonia Arboledas Popular.

Sin supervisión de un adulto, el menor jugaba con sus amigos en el encendido de cuetes “chifladores” y otros más.

Para finalizar su juego usaron un “paloma” grande la cual no explotó con rapidez, por lo que se acercó a verla y sobrevino el estallido directo a su cara.

La situación alarmó a sus vecinos y familiares, quienes de manera inmediata lo abordaron a un vehículo.

Lo condujeron a las instalaciones de Cruz Roja donde informaron que las quemaduras son de segundo grado y requería mejor atención.