Foto: Archivo
Protesta el PRD en Bucareli; exige poner límites a la Iglesia católica

La Secretaría de Gobernación (SG) dijo que las expresiones de ministros de culto en torno a los matrimonios igualitarios están dentro de la ley.

La dependencia no ha emitido recientemente amonestaciones a integrantes de iglesias, pese a las acusaciones contra jerarcas católicos, especialmente del PRD, por presunta violación a las normas que rigen la vida de las asociaciones religiosas.

Cualquier ministro, de cualquier credo religioso, puede externar su punto de vista de lo que es el matrimonio; eso no lo podemos prohibir porque iría contra el sexto constitucional (libertad de expresión) y el 24 (libertad de credo)... Tienen libertad mientras no ataquen alguna ley o institución, opinó el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Humberto Roque.

Integrantes de la dirigencia del PRD realizaron ayer una manifestación en Bucareli y entregaron una carta a la dependencia en la que le exigen poner límites a la Iglesia católica, investigar las conductas y sancionar a los jerarcas religiosos, quienes desde el púlpito y con discursos discriminatorios o de incitación al odio han rechazado la iniciativa que busca otorgar el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, así como la posibilidad de que adopten hijos.

El PRD cita declaraciones de la arquidiócesis primada de México, vertidas en el semanario Desde la Fe, en particular, los ataques directos del obispo de Cuernavaca, Morelos, Ramón Castro, contra el gobernador Graco Ramírez por haber propuesto la ley de las uniones igualitarias.

Una iniciativa similar envió el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso en mayo pasado.

Al término de una reunión con dirigentes del PRD, encabezados por su secretaria general, Beatriz Mojica, Roque se refirió así al caso Morelos: “Les comenté que a raíz de la información de que hubo un encuentro en un salón junto a la catedral (de Cuernavaca), me preocupé y busqué al obispo y le dije que eso estaba en los límites de la ley, que dependería de lo que hubiera acontecido en esa reunión. Él me externó que ni siquiera había tomado la palabra, que a él le habían solicitado que escuchara a un grupo de feligreses.

Le acepté el argumento, pero le dije que Gobernación no podría permitir que eso escalara, que continuar haciendo que la Iglesia participara en eventos de carácter político era totalmente sancionable.

El funcionario dijo a los enviados del PRD que si presentan una queja formal (asunto que Mojica dijo que ocurrirá en los próximos días), la SG la agregará al expediente que ya tienen abierto del caso, pero, afirmó Roque, hasta ahorita el obispo ya no se ha metido.

En principio, agregó, estamos dentro del gran paraguas que es el Estado laico; de ahí no vamos a movernos. No queremos que estos casos se generalicen.

En cuanto a las amonestaciones, dijo que el titular de la dirección general de Asociaciones Religiosas le entregó un informe al respecto, y no, desde que estoy en el cargo (septiembre 2015), no hemos tenido ningún caso.