segura. El fracking entra como una opción importante de desarrollo. ESPECIAL
El director del Instituto de Estudios Empresariales Coahuila Sureste señaló que deben ir pensando en la transición y que una de las opciones es el fracking

A la Región Carbonífera le queda entre 10 a 15 años de producción de carbón, sin embargo, debe ir pensando en lo que será su transición y una de las opciones es el fracking, consideró el director del Instituto de Estudios Empresariales Coahuila Sureste (IEECs), Antonio Serrano Camarena.

Aunque los países que integran el G7 anunciaron que dejarán de apoyar económicamente a la industria del carbón, añadió que esto tardará en afectar a México porque no forma parte del protocolo de Kyoto, sino que está en un segundo o tercer grupo.

Sin embargo, aunque México puede seguir desarrollando su industria del carbón, tiene que ir planeando esa transición para los siguientes 10 años y en el caso de la Región Carbonífera consideró que una buena opción para el desarrollo de esa región puede ser el fracking.

“Cuando veas las barbas de tu vecino mochar, echa las tuyas a remojar, tenemos que ir pensando cómo va a ser esa transición para ese momento y el Presidente actual ya no va a estar en el poder, entonces podemos pensar en un cambio en la política energética nacional más acorde con los estándares internacionales”, dijo.

Serrano Camarena consideró que hay muy poco por hacer y por ello el fracking entra como una opción importante de desarrollo.

Adicionalmente en esa región se deben desarrollar carreras y planteles específicos para también empezar a apoyar el desarrollo de la minería y la industria metalmecánica, que ya se conoce en la zona.

Finalmente Camarena comentó que en los países del G7 apenas en diciembre empezará la transición y hasta septiembre de 2022 se verán algunos cambios en algunos sectores, pero ello no impacta en México porque no exporta ni importa carbón.