Archivo
Fueron detenidos en agosto de 2013 en un operativo de seguridad.

La madrugada de este viernes salieron libres el dirigente de autodefensas y ex presidente de bienes comunales de Aquila, Agustín Villanueva Ramírez, y sus hermanos Vicente y Efraín, al resolverse en su favor el recurso de apelación, luego de que fue reclasificado el delito de secuestro por el de privación ilegal de la libertad.

Los tres, junto con 41 autodefensas, fueron detenidos en agosto de 2013 en un operativo de seguridad. Sus compañeros fueron liberados, pero los hermanos no. Los acusaban del secuestro de Celerino Ontiveros y José Antonio Ramírez, integrantes del grupo adversario de comuneros.

En mayo de 2015 un juez los condenó a 47 años de prisión por secuestro y lesiones. Después de más de cuatro años, la defensa logró reducir la pena a 25 años y en días recientes un juez resolvió en su favor el recurso de apelación.

Al salir del penal, Agustín Villanueva comentó que fueron víctimas de una injusticia. Dicen que las cosas siguen mal en Aquila y esperamos que pronto se compongan.

Los reciben familiares y amigos
La mañana de este viernes fueron recibidos por familiares y amigos. Les ofrecieron un desayuno en la cabecera municipal de Aquila, ubicada en la sierra Occidente, a unos 15 kilómetros de la costa y a 40 kilómetros de Tecomán, Colima.

Semanas después del levantamiento armado del 24 de febrero de 2013 en los municipios de Buenavista y Tepalcatepec, Agustín Villanueva organizó un grupo de autodefensas en contra del cártel de Los caballeros templarios que controlaba no sólo la región de Tierra Caliente, sino también la Sierra y Costa.

A mediados de agosto se efectuó en Michoacán el primer operativo para desarmar y detener a los autodefensas, fueron requeridos 41 personas pero fueron liberadas posterior y paulatinamente; únicamente los hermanos Villanueva permanecieron en prisión.

Tras su salida del penal, los tres ex autodefensas fueron recibidos por el alcalde de Aquila, José Luis Arteaga Olivares, y el líder de la guardia comunitaria de Ostula, de ese mismo municipio, Cemeí Verdía, quien también estuvo en prisión por su participación en el movimiento armado.

Los hermanos Villanueva no fueron procesados ni sentenciados a 47 años de prisión por el delito de portación de armas de uso exclusivo del Ejército, sino por un presunto secuestro de dos de su compañeros que jugaban las contras con la mayoría de los 440 comuneros, al respaldar a la empresa Ternium Las Encinas que se dedica a extraer miles de toneladas diarias de mineral de hierro de las tierras de los comuneros de Aquila.

En 2012, tras un paro de labores de tres meses los comuneros lograron un convenio favorable que le permitió a cada uno obtener regalías por más de 18 mil pesos al mes. Los directivos de la empresa estaban molestos con Agustín Villanueva por ese movimiento, lo amenazaron y finalmente lograron encarcelarlo. Eso dijeron los familiares y comuneros de Aquila.