Foto: Archivo
La posibilidad de que el gobierno mexicano adelante la liberalización de los precios de la gasolina a partir de 2017 favorecería una reducción de precios en el combustible y menor impacto en la inflación, dijo el economista en jefe de HSBC México, Alexis Milo

DAD DE MÉXICO.- La posibilidad de que el gobierno mexicano adelante la liberalización de los precios de la gasolina a partir de 2017 favorecería una reducción de precios en el combustible y menor impacto en la inflación, dijo el economista en jefe de HSBC México, Alexis Milo.

Según el especialista, para una posible reducción de precios en el combustible debe presentarse un escenario donde se reduzca el costo de la gasolina a principios del año próximo y exista una fuerte demanda por parte de empresas en México para importar el combustible.

"Si se liberalizara el precio y además se promueve la importación de gasolina por parte de privados, adicional a una baja estacional que pudiera presentarse en el precio de la gasolina a principios de año que viene, junto con una recuperación del tipo de cambio podríamos esperar que el conjunto de todas esas condiciones restará presiones de la gasolina sobre los precios, sobre la inflación", dijo el economista de HSBC.

Según Milo, el impacto de los aumentos recientes en la gasolina en la inflación ha sido menor, ya que el índice de precios al consumidor viene de tantos históricamente bajos.

En términos macroeconómicos, HSBC mantiene su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2.2% favorecido por un buen desempeño del mercado interno en los últimos meses.

Sin embargo, hacia el cierre de 2016 el principal riesgo para la economía nacional es que se presente un bajo desempeño de la actividad manufacturera en Estados Unidos.

"El mayor riesgo para la economía mexicana es una caída en la actividad manufacturera de Estados Unidos. No tanto en la demanda interna porque esperamos que el consumo se mantenga sólido. Esperamos que la demanda interna siga creciendo, probablemente a tasas menores", explicó.

En los próximos meses, HSBC espera que se mantenga la volatilidad del tipo de cambio aunque existe la posibilidad de una apreciación del peso frente al dólar de mantenerse sin cambios la política monetaria de Estados Unidos.

"Lo que hemos consensado con nuestros estrategas es que el tipo de cambio pudiera apreciarse por abajo de los 18 pesos para finales de este año. Esto también depende de muchos escenarios donde la Reserva Federal de Estados Unidos no sube tasas, lo cual mantedría condiciones favorables para los mercados emergentes", añadió.

En ese mismo sentido, el cierre del tipo de cambio en 2017 también dependerá de si las elecciones en Estados Unidos tienen un desenlace favorable para México y que muchos de los factores que generan volatilidad en el escenario internacional se asimilen por los mercados.