Romero Deschamps, de 74 años ha sido diputado y senador en cinco ocasiones. Foto: Cuartoscuro
Romero Deschamps, líder petrolero, nunca ha subido al pleno; Joel Ayala tiene 104 faltas “justificadas”. Cada uno de estos senadores ha cobrado 5.5 millones de pesos por concepto de salarios

CDMX.- Aunque la actual legislatura del Senado es calificada por sus integrantes como una de las más “productivas” por avalar las reformas estructurales, no todos trabajan por igual. En el PRI hay tres senadores sindicalistas que han hecho muy poco: en 268 sesiones realizadas, en cuatro años, nunca han hablado frente al pleno, han propuesto menos de 15 iniciativas y tienen una centena de faltas “justificadas”.

Se trata de Carlos Romero Deschamps, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM); Joel Ayala Almeida, líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) e Isaías González, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), las tres organizaciones de tradición priista.

Anima Político revisó el diario de debates y las fichas de trabajo de los senadores sindicalistas, quienes representan los intereses de un sector de trabajadores; lo que encontró fue un desempeño menor si se compara con sus correligionarios en el Senado.

Romero Deschamps, de 74 años, es un caso peculiar. Ha sido diputado y senador en cinco ocasiones, pero en los cuatro años de la actual legislatura no ha tenido ninguna intervención en el pleno durante poco menos de 300 sesiones.

Ninguna de las 263 iniciativas propuestas en el Senado durante cuatro años le ha merecido algún tipo de intervención o debate con sus correligionarios. Tampoco las reformas constitucionales en materia educativa, ni los nombramientos de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) o del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Romero Deschamps ha encabezado el sindicato petrolero en los últimos 20 años y en la reforma energética tampoco entró a debate. De las 17 iniciativas de reformas de ley que promovió o apoyó, ninguna ha sido aprobada, según indica el informe de actividades del Senado hasta abril del presente año. 

La primera iniciativa que presentó fue el 26 de noviembre de 2015, tres años después de rendir protesta. En alianza con otros 13 senadores, propuso reformar el artículo 27 de la Constitución respecto a la designación de magistrados agrarios, para que el Presidente de la República hiciera la designación en caso que el Senado no lo hiciera en 30 días; la idea no prosperó.

Por su baja productividad legislativa Romero Deschamps, así como el resto de los senadores, ha recibido 117 mil pesos mensuales de salario, aunado a los “apoyos de traslado, asistencia legislativa, atención ciudadana”, seguros de vida, de gastos médicos mayores, de separación y gratificación de fin de año, según establece el Manual de percepciones de los senadores y servidores públicos de mando. En suma, sólo en salarios, ha recibido alrededor de 5.5 millones de pesos en cuatro años de sesiones.

Animal Político solicitó al equipo de trabajo de Romero Deschamps, alguna postura respecto al desempeño del legislador, pero no hubo respuesta.

Joel Ayala Almeida encabeza la FTSE desde 1998. Foto: Cuartoscuro
Tanto Romero Deschamps, Ayala Almeida e Isaías González apoyaron, con sus votos, las reformas estructurales en materia educativa y energética. También votaron para echar abajo la ley 3de3

Faltista justificado

Joel Ayala Almeida encabeza la FTSE desde 1998 y ha sido diputado en tres ocasiones, ésta es la segunda vez que ocupa un escaño en el Senado. Al igual que Romero Deschamps tampoco ha tenido intervenciones en el pleno y, peor aún, no ha estado en 102 sesiones de las 268 realizadas en cuatro años, es decir 38% del total.

Según se explica en la página del Senado, sus ausencias han sido “justificadas”, por lo que no se consideran faltas en realidad.

Según el reglamento del Senado, las ausencias pueden ser justificadas por motivos de enfermedad, asistencia a reuniones de trabajo o comités realizadas de manera simultánea; también por cumplimientos oficiales, como participación en actos de la Federación, casos de fuerza mayor o permisos otorgados por el presidente de la mesa directiva.

En el artículo 62 del reglamento explica que el presidente de la mesa no puede justificar más de seis faltas en una sesión y en casos de enfermedad, sólo se justifican 10 sesiones consecutivas como máximo.

Ayala Almeida asistió a la primera sesión el miércoles 29 de agosto de 2012 y faltó en las siguientes 10. Se presentó nuevamente hasta el martes 2 de octubre, pero mantuvo faltas constantes el resto del año. Del 14 de noviembre de 2013 hasta la última sesión de ese año, el 13 de diciembre, estuvo ausente de manera justificada. Entre 2014, 2015 y 2016 ha tenido ausencias espaciadas que suman 102 en su gestión.

Animal Político consultó al equipo de comunicación social del senador para saber las causas de las faltas justificadas, pero no hubo respuesta.

La única iniciativa que propuso Ayala Almeida ha sido referente en la separación de la unidad de salario mínimo para el crédito de vivienda, a través de la reforma a la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

Entre los 11 senadores priistas que presentaron la iniciativa el 7 de abril de 2016, también estuvo Isaías González Cuevas, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

Isaías González, senador por el PRI, ha tenido 14 intervenciones en el pleno y ha presentado y apoyado 10 iniciativas en cuatro años. Foto: Cuartoscuro

¿Cabildeo constante? 

Isaías González, senador por el PRI, ha tenido 14 intervenciones en el pleno y ha presentado y apoyado 10 iniciativas en cuatro años, sólo una, la reforma a la ley del INFONAVIT fue aprobada.

Su primera propuesta de reforma fue el 13 de octubre de 2015, que pretendía reformar el artículo 4 de la Ley de vivienda para que la definición de “espacios habitables” se refiriera “al requerimiento de que la vivienda cuente con el número de recamaras necesarias para evitar el hacinamiento” y que el concepto de “espacios auxiliares”, no considerara como “actividades de trabajo”, pero no fue aprobada.

Alfonso Suárez, asesor del senador Isaías González aseguró que el trabajo en el Senado incluye un cabildeo político constante, pero eso no se contabiliza.

Es “injusto”, dijo, que “no se refleje” el trabajo que realiza al interior de las comisiones de las que forma parte.

Insistió que González fue el operador de la reforma que separó el salario mínimo de los créditos de INFONAVIT, una medida que beneficia a todos los trabajadores.

Tanto Romero Deschamps, Ayala Almeida e Isaías González apoyaron, con sus votos, las reformas estructurales en materia educativa y energética. También votaron para echar abajo la ley 3de3, propuesta realizada por más de 600 mil ciudadanos para que los funcionarios públicos hicieran pública su declaración patrimonial, de interés y fiscal.  

Este es el cuarto año de la 53 legislatura del Senado y el 1 de septiembre próximo inician otro periodo de sesiones. Estos tres senadores sindicalistas han cobrado, por concepto de salarios, alrededor de 16.5 millones de pesos por una producción legislativa baja y aún les quedan 2 años de sesiones.