Mensaje. El obispo pide a los católicos ser congruentes en su vida. ARCHIVO
Se refirió a la gente que dice sí creer en Dios, pero solamente de manera superficial, “de dientes para afuera”

A no tener dudas y ser coherentes como cristianos invitó en la continuación de la Pascua el obispo Hilario González García a la feligresía de la Diócesis de Saltillo, durante la misa dominical en la Catedral de Santiago.

El líder católico dijo que así como los apóstoles dudaron cuando Jesús apareció resucitado ante ellos, así podría haber dudas entre los fieles hoy en día.

Recordó que los seguidores de Jesús, al verlo vivo ante ellos, por una parte se llenaron de alegría, pero por otra se quedaron atónitos y dudaron.

“Y Jesús los saca de esa duda, ‘¡ya no duden, ya no estén inquietos, soy yo estoy aquí en medio de ustedes!’”, expresó el Obispo.

Añadió que hoy en día también se viven tiempos difíciles y adversos, de mucha duda y confusión, por lo que instó a “meterse” a las Escrituras para conocer a Jesús a través de la Palabra sagrada.

“Ese es otro signo también de que vamos comprendiendo mejor el Evangelio, no que no tengamos dudas, sino que salgamos de ellas porque estudiamos mejor la palabra de Dios, hacemos mejor la oración, nos metemos con mayor compromiso a vivir el Evangelio y eso nos da esta experiencia. Es cierto: Jesús está vivo”, exclamó.

“El Señor tiene esta fuerza en mi vida, ayuda a transformar lo que es motivo de duda, de tristeza, de desánimo, en afirmación, en seguridad, en confianza y obviamente en experiencia de paz espiritual, a pesar de la adversidad, a pesar de las dudas, a pesar de los momentos difíciles, mi relación con Jesús están viva y esto me da paz”, recalcó.

González García añadió que otro signo de que se está comprendiendo mejor el misterio pascual es la coherencia de vida.

“Por eso la segunda lectura de hoy nos dice que quien conoce a Dios o quien cree en Dios, pero no cumple los mandamientos conforme a lo que Dios le ha enseñado, dice Juan, pues es incongruente, es mentiroso”, dijo.

Se refirió a la gente que dice sí creer en Dios, pero solamente de manera superficial, “de dientes para afuera”.

“Quién dice conocer a Jesús, quien dice que ha tenido un encuentro con él, quien dice que confía en el Señor, tiene como signo la autenticidad, y la congruencia de vida”, subrayó.